La impactante lesión que obligó al árbitro a detener un combate de UFC

LA NACION
·1  min de lectura

Resulta escalofriante la imagen. Si bien en UFC hay momentos brutales, lo que sucedió en Las Vegas, superó el nivel de impresión. En el último combate de la noche de la velada, los fanáticos de las artes marciales mixtas se quedaron sin aliento cuando el peleador Ramiz Brahimaj sufrió el desprendimiento de parte de una de sus orejas, lo que obligó al árbitro a detener el combate inmediatamente.

En el tercer round llegó el momento más impresionante. Un codazo de Max Griffin destrozó la oreja izquierda de Brahimaj, que trataba de sostenérsela, ya que le había quedado colgando. El luchador estadounidense estaba muy lastimado, ya que antes de este escalofriante momento, tenía su ojo izquierdo totalmente inflamado.

Khabib Nurmagomédov, el rey del UFC, demolió a su rival, anunció su retiro y rompió en llanto en el medio del octágono

No es la primera vez que Brahimaj tiene dificultades en su carrera como luchador de UFC, ya que tras firmar contrato con la compañía de artes marciales mixtas desde el año pasado, tuvo que demorar su debut y recién volvió a pelear este fin de semana, ya que debieron extirparle un tumor en un ojo. Incluso, cuando se recuperó, contrajo coronavirus lo que complicó todavía más las cosas.