Ilaix Moriba, la penúltima historia para no dormir que le dejó Bartomeu a Laporta

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Ilaix Moriba during the match between FC Barcelona B and UE Olot, corresponding to the week 13 of the Second Division B, played at the Johan Cruyff Stadium, on 24th January 2021, in Barcelona, Spain. (Photo by Noelia Deniz/Urbanandsport/NurPhoto via Getty Images)
Photo by Noelia Deniz/Urbanandsport/NurPhoto via Getty Images

La historia de Ilaix Moriba es mucho más que la de "un niñato que no quiere sacrificarse por el Barcelona". Por un lado, nos enseña cómo funciona el fútbol actual en tema de jerarquías económicas... y por otro es el perfecto ejemplo del despilfarro como solución a todos los problemas. Para entender lo que está pasando ahora con el jugador, que ha rechazado la oferta de renovación a la baja del Barcelona y amenaza con irse libre en junio de 2022, no queda más remedio que retroceder dos años en el tiempo, a abril de 2019, cuando se anunció una operación cuando menos polémica.

Hace ya muchos años que a los canteranos del Barcelona les llueven las ofertas de clubes ingleses, a las que se han unido en tiempos recientes, las del Paris Saint Germain y otros clubes multimillonarios. La política del club siempre fue la de no ceder a estas presiones y mantener una cordura salarial con jugadores que no tenían más de dieciséis años y por lo tanto era imposible averiguar su futuro. Así acabó Takefusha Kubo en el Real Madrid, así se fue al Manchester City, Eric García. Para la primavera de 2019, el juvenil del Barça tenía dos jugadores estrella que acababan contrato: Xavi Simmons, el espectacular delantero holandés, y un chico con buen sentido del juego y potencia física llamado Ilaix Moriba.

A Simmons le perseguía el PSG y se le hizo una oferta de 200.000 euros al año. Cómo estará el fútbol profesional para que un chico te diga que no a ese dineral... pero si lo dijo fue porque tenía asegurado un millón en París, cortesía de su representante, Mino Raiola. Convencidos de que sería imposible mantener al carismático Simmons en el equipo, los directivos del club se empeñaron en que la historia no se repitiera con Ilaix. Y la cosa se fue de las manos. A Ilaix no le ofrecieron 200.000 euros sino dos millones. Dos millones al año, durante tres años, más otros dos millones y medio al representante de turno. Ilaix tenía dieciséis años y por supuesto no había debutado en el primer equipo.

De hecho, su debut profesional llegó este año con Ronald Koeman y demostró ser un jugador bastante solvente. Los medios se llenaron de portadas y de comentarios elogiosos poniendo al adolescente como pieza clave en el futuro del Barça... y, como es normal, el chico se lo creyó. Los números no eran demasiado complicados: si solo por apuntar maneras, me pagan dos millones de euros al año... ahora que soy habitual en la parte final de temporada del primer equipo, ¿cómo no me van a pagar el doble o el triple? A la hora de renovar, su posición estaba bien clara y bien fijada: más dinero o me voy en junio.

PAMPLONA, SPAIN - MARCH 6: (L-R) Lionel Messi of FC Barcelona, Ilaix Moriba of FC Barcelona celebrates goal 0-2 during the La Liga Santander  match between Osasuna v FC Barcelona at the Estadio El Sadar on March 6, 2021 in Pamplona Spain (Photo by David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images)
Leo Messi e Ilaix Moriba se abrazan tras el primer gol del canterano con el primer equipo en Pamplona (Photo by David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images)

El asunto es que Ilaix tenía que negociar ahora con otra directiva. Una directiva que se encontraba con que se habían gastado cuatro millones de euros y otros dos que aún quedaban en un jugador que tenía toda la pinta de que se iba a ir gratis en menos de un año. En otras palabras, una directiva que está ahora mismo entre la espada y la pared por los desmanes de Bartomeu y su nula previsión. ¿A quién se le ocurre firmar ese dineral y no garantizarte al jugador más que hasta los 19 años, cuando realmente empezará a ser competitivo a nivel profesional?

Como ya sabrán, el Barça no tiene un duro. Se supone que ha alcanzado un acuerdo con Leo Messi pero al no ser una renovación sino un fichaje nuevo, no tiene manera de inscribirlo, como no ha inscrito a Agüero ni a Depay ni al propio García, de vuelta tras jugar más bien poco con Guardiola. Laporta y su junta están en una lucha desesperada por deshacerse de contratos tóxicos e inflados... con el problema de que nadie los quiere. Nadie quiere a un lesionado Démbélé ni a un lesionado Umtiti ni siquiera a un Griezmann venido a menos tras una Eurocopa más bien floja en lo individual y lo colectivo. Aun pudiendo deshacerse de sus salarios en una operación milagrosa, es complicado que el Barcelona reciba algo de dinero a cambio que le permita afrontar los fichajes que ya ha cerrado.

Y en esas, Ilaix Moriba dice que él no va a participar de esa guerra. Que tiene dieciocho años, que ya dejó claro que su renovación era cuestión de dinero, que se lo dieron y que ahora hay que darle más. Un chico que ha jugado 549 minutos como profesional. Alguien vendrá con más dinero en verano porque el dinero sobra en demasiados lugares. En cualquier caso, es su decisión personal y es la decisión de un adolescente, así que pongámosla en su justo lugar. El problema es todo ese grupo de adultos que decidieron que esta operación era beneficiosa para el club. El problema es toda la herencia envenenada que ahora hay que quitarse de encima y que tiene como premisa el "después de mí, el diluvio" que instauró Bartomeu.

Hoy mismo han salido unos audios de Florentino Pérez diciendo que uno no se puede fiar de los futbolistas. Desde luego lo que no puede hacer es contar con ellos para que te solventen las crisis institucionales. Estamos a día 13 de julio y Messi no ha firmado su nuevo contrato. Ni siquiera se ha pronunciado al respecto. Ilaix entrena en el filial como medida de presión para que renueve. No va a hacerlo hasta que no mejoren la oferta porque Ilaix ya está en la burbuja, esa burbuja económica y mediática por la que eres una estrella sin haber hecho nada. Ilaix ha ganado seis millones de euros antes de empezar su carrera, ¿de verdad creen que tienen miedo? Y así, sin Ilaix, sin Messi y sin un duro empieza la temporada el Barcelona. Mucho va a tener que remar Laporta para enderezar el barco.

VÍDEO | Esta hincha de 100 años es capaz de movilizar un estadio entero con su pasión

Otras historias que pueden interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.