Ibarra cumple acuerdo y da carpetazo a lío legal

·1  min de lectura

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, abril 6 (EL UNIVERSAL).- El caso de Renato Ibarra ha quedado cerrado. El futbolista del Atlas se presentó en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México para finiquitar el caso que tenía abierto, por violencia hacia su pareja Lucely Chalá, el cual acababa de cumplir un año. Ibarra salió del los juzgados del Reclusorio, en compañía de sus familiares, y se alejó sin hacer ningún tipo de declaración al respecto.

Renato Chávez, abogado de la parte ofendida, dio a conocer que el ecuatoriano ha pagado su deuda: "Dimos cuenta que se ha dado cumplimiento a la reparación del daño que se había pactado, y se da por terminado el asunto".

La reparación del daño consistía en "darle un departamento a su familia, pero ya cumplió".

Además, abundó, sigue haciéndose cargo del hijo que nació de su relación con Lucely Chalá, "a la familia le sigue cumpliendo, ya dio cumplimiento total, ya no tiene ningún cargo aquí ante la ley, él está cumpliendo con sus obligaciones".

El 5 de marzo del año pasado, Renato Ibarra, entonces jugador del América, fue detenido por agredir a su entonces pareja Lucely Chalá que se encontraba embarazada de su hijo. Los primeros cargos que se le imputaron fueron: "Tentativa de aborto y feminicidio". Una semana después, Ibarra fue liberado, al llegar a un arreglo económico.