Hurlingham: Ellerstina dio otra exhibición y se asemeja a sus mejores versiones

Alejo Miranda
·5  min de lectura
Hora de festejo: Ellerstina brilló en Hurlingham y es finalista
Fuente: LA NACION - Crédito: Sergio Llamera

Por la camiseta parece que uno estuviera viendo aquel equipo de Ellerstina de los primeros años. Por el juego, da la impresión de que la pantalla retransmite el de los inicios de Facundo y Gonzalo Pieres. Pero no, ésta es la versión 2020 de Ellerstina que, como aquellas, gana y da espectáculo. Y como en 1994 y 2010, es firme candidato a llevarse todas las copas.

Por lo pronto, este miércoles venció 15-10 a La Natividad-Las Monjitas en otra gran actuación colectiva y está en la final del Abierto de Hurlingham. Una verdadera exhibición de polo de principio a fin, con un breve desliz en el medio, pero que nunca puso en riesgo la victoria. El domingo, a las 11, buscará su segundo título en la temporada ante RS Murus Sanctus.

Un año atrás, Ellerstina y La Natividad protagonizaron uno de los duelos más atractivos del año en la cancha 2 de Palermo, por el Campeonato Argentino Abierto. Ganó Ellerstina, pero en tan sólo su segundo partido en el más alto nivel de polo los jóvenes hermanos Bartolomé y Camilo Castagnola dieron batalla casi hasta el final y demostraron que tenían armas para discurtirles a los mejores.

El duelo Pieres-Castagnola se repitió con asiduidad en la temporada inglesa. Gonzalo y Facundo vs. Camilo y Bartolomé. Los veteranos de Park Place se llevaron la final del Trofeo Príncipe de Gales, pero los jóvenes de Les Lions se tomaron revancha en la semifinal de la Copa de Oro y ganaron el bueno en la definición de la Copa de la Reina. Con otros compañeros, claro.

Y en otro contexto. Las diferencias entre el polo de patrones y la Triple Corona argentina quedó más en evidencia que nunca en esta temporada. La Natividad creció nominalmente ocho goles respecto de la temporada anterior. Ellerstina se mantuvo en 39, pero cambió una ficha que les está dando réditos. Hilario Ulloa está jugando en un nivel superlativo, a la altura de como lo hacía en aquel equipo de Alegría que llegó a la final del Abierto en 2013. Un motor en el medio que no para nunca y aporta buenos goles.

Por primera vez los Pieres se enfrentaron a su primo y compañero durante los cinco años previos, Polito Pieres. Devenido Nº 2, el goleador se acopla lentamente al funcionamiento de los Castagnola, pero se nota que al equipo todavía le falta rodaje.

Fuente: LA NACION - Crédito: Sergio Llamera
Fuente: LA NACION - Crédito: Sergio Llamera

En el inicio del partido, La Natividad estuvo desconcertado. Falló salidas y cometió fouls tan inocentes como caros. Barto, el cerebro del equipo, no encontraba la bocha (o no se la dejaban tocar, mejor dicho). La inspiración con la que comenzó jugando Ellerstina se conjugó para un parcial de 8-0 en los primeros dos chukkers. Pareciera que Facundo Pieres sólo puede anotar de dos maneras: de penal o un golazo de larga distancia. Ayer hizo tres así.

El partido se encaminaba a un desenlace aburrido, hasta que La Natividad-Las Monjitas se metió en juego y empezó a acercarse de a poco, merced fundamentalmente a la actuación de su pieza más joven. Camilo Castagnola, de 17 años, prácticamente se puso el equipo al hombro y terminó con siete goles (cuatro penales cuya mayoría le cometieron a él).

Llegó a acercarse a cuatro de diferencia (11-7) al final del quinto chukker, pero allí resurgió el juego rápido y a un palo de Ellerstina para volver a tomar las riendas del partido y evitar cualquier contratiempo.

Un juego que se asemeja al de 2010, el mejor y último año de Gonza y Facundo junto a Pablo Mac Donough y Juan Martín Nero, año en que ganó la Triple Corona. Ya no viste de negro como entonces y volvió a la camiseta blanca en la parte inferior y azul en la superior y las mangas que utilizaban, por ejemplo, en 1994, cuando con Adolfo Cambiaso, Mariano Aguerre, Gonzalo Pieres padre y Carlos Gracida Ellerstina también se quedó con todas las copas.

Fuente: LA NACION - Crédito: Sergio Llamera
Fuente: LA NACION - Crédito: Sergio Llamera

Como en la primera semifinal, también hubo momentos de tensión. Uno solo en realidad. Al promediar el último chukker, Barto Castagnola lo cruzó muy fuerte de atrás al montado de Facundo Pieres y éste lo increpó malamente. Amarilla para el primero por la peligrosidad de la acción y al segundo por exceso verbal.

También hubo espacio para la caballerosidad que tiene más que ver con los principios del polo. En el quinto, Camilo Castagnola se cayó del caballo cuando su equipo tenía posesión y Ellerstina respondió devolviendo la bocha al rival en lugar de disputar el throw-in.

"Fue un partido muy bueno para nosotros. Tuvimos un arranque buenísimo que nos permitió acomodarnos mejor. En el medio ellos mejoraron un poco, pero tuvimos muy buenos sexto y séptimo chukkers para cerrar el partido. Estamos contentos con el funcionamiento, metiéndole ritmo", dijo Gonzalo Pieres a la nacion. "La final va a ser un partido duro. Vamos a tener que estar concentrados y jugar bien. Murus [Sanctus] es un gran equipo. Ya la otra vez nos jugó bien y su semifinal la jugaron muy bien. Es un equipo disciplinado y va a ser un lindo partido".

Fuente: LA NACION - Crédito: Sergio Llamera
Fuente: LA NACION - Crédito: Sergio Llamera

En efecto, en la semifinal del Abierto de Tortugas Ellerstina recién pudo imponerse en el último chukker, al que entraron igualados 12-12. Los enfrentamientos ante la dupla Guillermo Caset-Facundo Sola ya son un clásico de estos tiempos, como ocurrió por ejemplo en la final de Hurlingham 2017, aunque ahora Ulloa está de su lado.

Será otra historia el domingo en Pilar. Ellerstina llega entonado.

La síntesis del partido

Ellerstina (15): Facundo Pieres, 10; Hilario Ulloa, 10; Gonzalo Pieres (h.), 9, y Nicolás Pieres, 10. Total: 39. La Natividad-Las Monjitas (10): Camilo Castagnola, 8; Pablo Pieres, 10; Bartolomé Castagnola (h.), 9, e Ignatius du Plessis, 9. Total: 36. Incidencias: a los 3m57 del 7º chukker fueron amonestados B. Castagnola, por equitación peligrosa, y Facundo Pieres, por exceso verbal. Progresión: 5-0, 8-1, 10-3, 11-4, 11-7, 13-9 y 15-10. Goles de Ellerstina: F. Pieres, 10 (7 de penal); Ulloa, 3; G. Pieres, 1; N. Pieres, 1. De La Natividad-Las Monjitas: C. Castagnola, 7 (4 de penal); Pieres, 1, B. Castagnola, 2. Jueces: Gastón Lucero y Guillermo Villanueva. Árbitro: Martín Pascual. Cancha: N° 2 del predio Alfredo Lalor (AAP), Pilar.