La humilde referencia de Lewandowski a Messi y Cristiano en la tapa de France Football

LA NACION
·2  min de lectura

El polaco del que habló el mundo fútbol este año y que supo superar a Lionel Messi y Cristiano Ronaldo se llama Robert Lewandowski. El delantero del Bayern Munich, campeón de la Champions League, ganó el premio "The Best", de la FIFA, a mejor jugador de 2020 e inmediatamente saltaron las comparaciones con los atacantes de Barcelona y Juventus.

Por el mismo tema fue consultado en una entrevista con la revista francesa France Football, para la que protagonizó la tapa y donde respondió: "Messi y Ronaldo han estado sentados en la misma mesa, en la cima, durante mucho tiempo, y eso es lo que los hace insuperables. No me imagino junto a ellos desde ese punto de vista".

Quién es Anna Stachurska, la karateca clave en la alimentación de Robert Lewandowski

El delantero polaco analizó la situación con total humildad, aunque reflexionó sobre por qué se convirtió en el ganador de tal reconocimiento. "Después, si se toman los números de este año e incluso los anteriores, creo que soy bastante bueno en términos de rendimiento y goles marcados", contestó.

Y llegó la frase que coronó la tapa de la revista y que pronunció diferenciándose del argentino y el portugués, a quienes posiciona un escalón más arriba. "Al no estar en la misma mesa que Messi y Ronaldo, creo que puedo invitarlos a comer en la mía", lanzó.

La actuación de Lewandowski en el Bayern Munich es implacable hasta ahora. Allí, acumuló este año títulos como la Champions League, la Bundesliga -en ambas competencias se coronó como el máximo goleador-, y la Copa de Alemania. Desde que viste la camiseta roja, el futbolista nacido en Varsovia marcó 263 goles.

Por todos estos resultados es que la FIFA lo considera el mejor del año. Su carrera se inspira también en otros exjugadores a quienes admira, según contó en la entrevista con France Football: "Alessandro Del Piero y Thierry Henry, incluso Roberto Baggio, a quien vi cuando era muy joven. Pero, tanto como los grandes nombres, lo que me hizo soñar fueron los grandes estadios y sus ambientes".

Cristiano Ronaldo no tomaba ni en Navidad y entrenaba como en la guerra

Lewandowski piensa que lo más importante es el deseo de progresar "porque el tiempo se acaba". De ahí la filosofía que persigue para convertirse en el deportista de élite que es hoy. "Cuando repites algo todos los días, solo puedes medir su efecto tres o seis meses después, no al día siguiente. El problema es que mucha gente quiere que lo que haces en el trabajo invisible se vea de inmediato. La paciencia es una virtud importante, tanto en el fútbol como en la vida".