Tras la huella de Marcelo Bielsa: por qué Chile es el país con mayor cantidad de entrenadores argentinos en el mundo

Fernando Vergara
·10  min de lectura

La Argentina es el país líder en cuanto a la exportación de entrenadores de fútbol. Varias de las seleccionas sudamericanas, por caso, apostaron en los últimos años por técnicos nacidos en estas tierras. Dentro de este panorama, es Chile uno de los terrenos más fértiles para el desarrollo de la profesión. La primera división de esta nación es la que cuenta con mayor cantidad de argentinos: nueve. Tras la enorme huella y el legado que dejó Marcelo Bielsa, es el espacio que eligieron Ariel Holan (Universidad Católica), Gustavo Quinteros (Colo Colo), Juan Pablo Vojvoda (Unión La Calera), Javier Torrente (Everton), Nicolás Larcamón (Curicó Unido), Héctor Almandoz (Deportes Antofagasta), Francisco Meneghini (Audax Italiano), Dalcio Giovagnoli (O'Higgins) y Hernán Caputto (Universidad de Chile).

Según un relevamiento del sitio especializado Futbolistas Argentinos por el Mundo (Axem) los técnicos de nacionalidad argentina repartidos en distintas latitudes llegan a 73 si se tiene en cuenta sólo a la primera división. Luego siguen los españoles y los serbios. Hoy, de los 18 entrenadores de la primera división chilena, siete son nacidos en este país, nueve en la Argentina, uno en Uruguay y uno en Paraguay. En un par de casos vale mencionar algunas salvedades. Caputto (San Andrés de Giles, Buenos Aires), ex arquero argentino de Platense y Tigre, se fue a Provincial Osorno a los 23 años, realizó un extenso recorrido en territorio chileno y se nacionalizó en 2005. El santafecino Quinteros, en tanto, tuvo un largo recorrido como futbolista en nuestro país, aunque se nacionalizó boliviano y disputó varios partidos en la zaga de esa selección. No obstante, para ambos sus orígenes pertenecen a este lado del mundo.

Andrea Radrizzani, el patrón de Bielsa en Leeds: "Todo lo que dice Marcelo tiene sentido"

¿Cuáles son los motivos de este fenómeno? Desde ya, resulta imposible hallar un único factor determinante. Pero sí pueden encontrarse algunos indicios. "Una de las explicaciones es sencilla: los entrenadores argentinos son muy buenos. Hay en todas las ligas: si vamos a la elite encontramos a Bielsa, Simeone y Pochettino. Pero estamos repartidos en todo el mundo. La liga chilena creció y muchos de los clubes son sociedades anónimas, con las cosas buenas y malas que eso implica. También el país organizó varios mundiales juveniles y otros femeninos, por lo cual hay un nivel de infraestructura que se acrecentó muchísimo. Casi ningún equipo tiene estadio propio, son todos municipales y muy bonitos. Además contamos con buenos centros de entrenamiento. Hay mucho por desarrollar, pero se expande y Chile es un lugar muy cómodo para trabajar" apunta a LA NACION Meneghini, de apenas 32 años.

Ariel Holan, ex Independiente y Defensa y Justicia, hoy en Universidad Católica
Fuente: Archivo - Crédito: Daniel Jayo

Adaptación sencilla al medio, buena convivencia diaria, relaciones fluidas y conceptos vertidos con facilidad que son asimilados de forma rápida. Distintas cuestiones que son valoradas en Chile. "La Argentina está a la vanguardia en la formación de entrenadores y por muchos años llegaron una gran cantidad a este país. Suelen imponer sus ideas y se producen ciertas revoluciones porque les dan a los equipos otras dinámicas y distintas formas de juego. Todo es asimilado por los jugadores chilenos. De repente, te encontrás argentinos en equipos no muy conocidos que se hacen notar por eso. Ultimamente se apuesta mucho por los técnicos argentinos jóvenes y creo que eso se va a mantener", aporta Carlos Bechtholdt (Baradero, Buenos Aires), ex futbolista que lleva más de 20 años viviendo en Chile y actualmente es el gerente deportivo de Curicó.

Otro punto por tener en cuenta sucedió en el seleccionado chileno, que hoy tiene al comando al colombiano Reinaldo Rueda. Pero la preferencia en el seleccionado de la Roja por contar con entrenadores de este lado de la cordillera fue una especie de moda que comenzó en 2007 con el arribo de Bielsa y finalizó recién en 2018. Tras el actual DT de Leeds, de Inglaterra, continuó con Claudio Borghi y Jorge Sampaoli, respectivamente. Con el DT de Casilda celebraron la Copa América 2015. En 2016, Juan Antonio Pizzi se convirtió en el cuarto entrenador argentino de la selección chilena en nueve años. Se generó cierta polémica, porque en la danza de nombres aparecieron Marcelo Gallardo, Eduardo Berizzo, Alejandro Sabella y otra vez Bielsa. Todos argentinos. El Colegio de Técnicos local se indignó, jugadores históricos y entrenadores dijeron que era una falta de respeto y otros se quedaron con que "es una moda y que al chileno le gusta lo que está de moda". Fue en ese 2016, con Pizzi, cuando levantaron la Copa América Centenario, otra vez frente al equipo albiceleste.

Bielsa, Borghi, Sampaoli y Pizzi: los argentinos que dirigieron a La Roja
Fuente: Archivo

Así, la mayoría de los técnicos consultados por LA NACION valora el camino que cada uno de ellos abrieron, pero fundamentalmente la puerta que Bielsa les dejó abierta. Una estela que todavía hoy perdura. "La Argentina es uno de los principales exportadores de entrenadores, sin dudas. Acá en Chile les ha ido bien a personas como Borghi, Sampaoli y Bielsa, que con su trabajo volvió a llevar a este país a un Mundial tras muchos años. Él marcó un camino y una diferencia. También Pizzi, que fue campeón de la Copa América. Nuestro país siempre le brindó a Chile técnicos de muy buenos rendimientos. Y se aprecia muchísimo la competitividad que aportan nuestros compatriotas", analiza Torrente.

Un vecino en jogging: Bielsa, la vida ordinaria de un hombre extraordinario

"El técnico argentino es valorado por su capacidad de adaptación y profesionalismo. Y considero importante la huella y los sellos que dejaron distintos entrenadores en varios países, eso influye mucho a la hora de las contrataciones. Es verdad, acá en Chile somos muchos: ellos nos miran bastante y nosotros hacemos lo mismo. Eso hace que el mercado conviva de ambos lados. Y Bielsa, por supuesto, dejó una influencia importante", remarca Vojvoda, líder del torneo con Unión La Calera.

"No tengas dudas: nuestro camino en Chile se fue abriendo gracias a los que hicieron historia, es cierto. Marcaron algo muy importante acá", cuenta Almandoz. "Este es el cuarto año que estoy acá y voy completando mi tercer proceso. Entiendo que todo esto tiene que ver con buenos trabajos que fuimos realizando distintos entrenadores que llegamos a este país, pero fundamentalmente el gran argumento que encuentro es lo que dejó Bielsa en su paso por la selección, como también lo de Sampaoli. Ellos cambiaron el rumbo de Chile en los últimos años con sus propuestas futbolísticas", puntualiza Larcamón, de 36 años.

La apuesta en Chile, no obstante, no es nueva. En los últimos años pasaron entrenadores como Berizzo, Hugo Tocalli, Pablo Guede, Martín Palermo, Gabriel Milito, Ángel Guillermo Hoyos, Sebastián Beccacece, Pablo Vitamina Sánchez, Germán Cavalieri y Gerardo Ameli, entre otros. Hasta hace un puñado de semanas, Patricio Graff estaba al mando de O'Higgins, pero los resultados no lo acompañaron y lo reemplazó Giovagnoli. En tanto que Colo Colo, que también marcha en los los últimos lugares, acaba de contratar a Quinteros, ex DT de los seleccionados de Bolivia y Ecuador, entre otros. "Es un país que te permite estar tranquilo y cómodo. Obviamente que también la cuestión económica hoy es favorable con respecto a la Argentina. Chile es una buena plaza para poder desarrollarse profesionalmente y para vivir de una buena manera en lo que tiene que ver con lo social", subraya Larcamón.

Si hoy se analiza los primeros ocho lugares en la tabla del torneo chileno, en seis de ellos hay entrenadores argentinos: Unión La Calera (Vojvoda), Universidad Católica (Holan), Antofagasta (Almandoz), Universidad de Chile (Caputto), Curicó (Larcamón) y Audax (Meneghini). "Ellos saben cómo vivimos nosotros: el carácter, el profesionalismo, la autoestima, la personalidad, la pasión por el fútbol. Es una locura hermosa que llevamos adentro. Es un contagio permanente que sirve para abrir caminos. Y después cada uno se va ganando su lugar y el respeto. Yo estoy feliz y cómodo. Me gusta este fútbol y me involucré mucho. Este es el tercer equipo que dirijo en Chile. Primero estuve en la segunda división en Rangers y Copiapó. Es un desafío muy importante en lo personal. Y nos gustaría meter a Antofagasta en una copa internacional", enfatiza Almandoz.

Meneghini, por su parte, cuenta con una historia particular: su carrera fue impulsada nada menos que por Bielsa. También oriundo de Rosario, Paqui fue compañero de curso de Inés, la hija del Loco. A sabiendas del amor del chico por el fútbol, fue ella quien los presentó. Intercambiaron cartas, datos de fútbol y el actual DT de Leeds lo citó en su casa. Meneghini tenía 17 años. Hicieron una linda amistad y Bielsa lo cobijó. Al tiempo Paqui fue mano derecha del Loco, trabajó como su ayudante y una de sus tareas fue la de "espiar" a los rivales. Luego fue asistente técnico de Sampaoli y Beccacece. Hasta que en 2018 lanzó su carrera como DT en Unión La Calera. "En esos años conocí a mi esposa, que es chilena. Y cuando Marcelo se fue de la selección decidí quedarme a vivir y a trabajar acá. Desde ese momento me mantuve en Chile, salvo cuando fui a la Argentina para trabajar en Defensa y Justicia con Beccacece y también a la selección. Entonces, el fútbol que más conozco y en el que me formé es el chileno", explica.

Si bien Ecuador (ocho) y Perú (seis) son otros de los principales destinos que eligen los técnicos argentinos, Chile se mantiene a la vanguardia en los últimos años. "Creo que también se da por la cercanía geográfica y porque el jugador chileno necesita que lo motiven más que ningún otro, por la idiosincrasia de nuestro país. En sentido, el DT argentino, al venir de un país más futbolizado, sabe llegarle, motivarlo y sacarle el máximo de rendimiento. Otro factor innegable fue la llegada de Bielsa a la selección. Acá siempre hubo entrenadores argentinos, pero después del arribo de Marcelo esto se acrecentó" explica Martín Gutiérrez, periodista de El Mercurio.

En 2020, por caso, hubo en simultáneo 11 entrenadores albicelestes en la primera de Chile, el país que también tiene a la mayor cantidad de futbolistas nacidos en la Argentina. Algo que en diversas ocasiones llevó a la indignación al Colegio de Técnicos local. "Es un fenómeno que se incrementó en los últimos años y es posible identificar varios factores. Uno de ellos es la instauración de las sociedades anónimas 15 años atrás y la existencia de un factor comercial interesante. Los hermanos Pini son empresarios poderosos, asociados a Cristian Bragarnik, y han traído a varios técnicos. Además hay un tema futbolístico indudable. No es casualidad que muchos de los últimos entrenadores campeones en Chile sean argentinos", resalta Cristóbal Valencia, periodista de la Televisión Nacional.

En ese sentido, vale el repaso de los últimos títulos con argentinos al mando: Quinteros (Universidad Católica, 2019); Guede (Colo Colo, 2017); Hoyos (Universidad de Chile, 2017); Giovagnoli (Cobresal, 2015); Berizzo (O'Higgins, 2013); Sampaoli (tricampeón con la Universidad de Chile entre 2011 y 2012); Pizzi (Universidad Católica, 2010) y Tocalli (Colo Colo, 2009). "Vivimos cerca de una potencia mundial como la Argentina y eso hace que los ojos chilenos se poseen permanentemente en sus técnicos", añade Valencia. Y vuelve al legado de Bielsa: "Acá revolucionó todo. De los 18 equipos de la primera hay tres que se vinculan a él: Torrente y Meneghini trabajaron con Marcelo, y Larcamón es un fiel admirador de esa filosofía. No es un número menor. Pero más allá de todo, hay algo que no se puede negar: en Chile los técnicos argentinos han logrado grandes resultados".