El hostigamiento contra el mecenas del Hoffenheim alarma al fútbol alemán

Agencia EFE
EFE

Berlín, 1 mar (EFE).- El hostigamiento reiterado de los aficionados contra el mecenas del Hoffenheim, Dietmar Hopp, ha activado las alarmas del fútbol alemán ante las expresiones de odio en los estadios, que el sábado derivaron en la "huelga" pactada por los jugadores del Bayern Múnich y los de su rival.

"Condenamos con toda severidad la persistente hostilidad hacia Dietmar Hopp. El sábado llegamos a un triste récord", apuntó tras el partido el presidente de la Liga Alemana (DFL), Christian Seifert.

Lo ocurrido en el estadio del Hoffenheim será investigado por la DFL, que anteriormente ya adoptó medidas contra ese tipo de comportamientos, aunque al parecer sin demasiado éxito.

La causa que provocó el escándalo fueron las gigantescas pancartas desplegadas ayer en el minuto 67 del partido liguero entre ambos equipos -que terminó con goleada del Bayern por 0-6.

En la curva de la hinchada del Bayern se pudieron leer carteles con expresiones como "hijo de puta", dirigidas a Hopp, que inmediatamente fueron reproducidas por los medios.

Tras interrumpirse unos minutos el partido, los jugadores de ambos equipos pactaron en los vestuarios una especie de huelga. Cuando regresaron al campo se dedicaron a pasarse el balón amistosamente hasta el final del encuentro.

La directiva del Bayern, incluido el presidente de su Consejo Directivo, Karlheinz Rummenigge, mostró su solidaridad con el insultado. Desde el banquillo, el entrenador del conjunto bávaro, Hansi Flick, así como Oliver Kahn, miembro de la junta directiva del Bayern, fueron en dirección a la curva de su hinchada para afear ese comportamiento. Algunos de sus jugadores mostraron vivamente su indignación por los carteles.

Rummenigge, quien se acercó a Hopp para abrazarle en ese complicado momento, se declaró luego "avergonzado por el comportamiento" de los ultras de su club.

"Es la cara horrible del Bayern y no tiene excusa posible. Lo hemos hecho filmar todo, procederemos contra ellos con todos los recursos y les exigiremos cuentas", dijo Rummenigge en declaraciones al canal de pago Sky.

Según el presidente del Bayern, la idea de la huelga fue "de los jugadores".

El hostigamiento contra Hopp no es nuevo. Sigue a las medidas emprendidas por el Borussia Dormund tras una acción parecida por parte de su hinchada contra el mecenas del Hoffenheim. El club de la cuenca del Ruhr optó por amonestar a esos ultras. Pero claramente esas medidas no son suficientes, reconoció Seifert.

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación