El lío político de España también pasa en Holanda y es peor

Javier Taeño
·4  min de lectura

La convulsión con la que empezó el 2021 en Países Bajos, con el confinamiento total por el repunte de casos de coronavirus y con la dimisión del Gobierno en bloque por un escándalo de ayudas, ha dado paso a una plácida campaña electoral para Mark Rutte.

El líder conservador se encamina hacia su cuarto mandato en unas elecciones que se van a celebrar este 17 de marzo y que se caracterizarán por la gran variedad de partidos. Una situación que recuerda al lío de formaciones que últimamente hay en España.

Mark Rutte aspira a su cuarto mandato en Países Bajos. (Photo by BART MAAT/ANP/AFP via Getty Images)
Mark Rutte aspira a su cuarto mandato en Países Bajos. (Photo by BART MAAT/ANP/AFP via Getty Images)

Estos comicios en Países Bajos han sido los de los récords. Primero porque se registraron 89 partidos con el objetivo de someterse al veredicto de las urnas (en 2017 fueron 81) y segundo porque se han autorizado la friolera de 37 formaciones (cuatro más que hace 5 años), por lo que los holandeses tendrán un buen crisol de opciones que va a dejar un Parlamento más colorido que nunca y que puede complicar la suma de una mayoría estable en el Gobierno.

Las encuestas señalan que 17 partidos pueden obtener representación y conseguir al menos uno de los 150 escaños que se reparten. De cumplirse los pronósticos entrarían en la Cámara cuatro formaciones más de las que hay actualmente. 

Y es que precisamente la composición final del Parlamento es la gran duda de unos comicios en los que la victoria del actual primer ministro es indiscutible. El Partido Popular por la Libertad y la Democracia obtendrá de acuerdo a los sondeos 33 asientos, los mismos que tiene actualmente, y dejará a 13 al Partido por la Libertad, de extrema derecha. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La gran pregunta es con cuántas formaciones tendrá que pactar Rutte para renovar su cargo. Habida cuenta de que necesita al menos 76 apoyos y que él solo suma 33 los pactos volverán a ser fundamentales, una realidad con la que Países Bajos está acostumbrado a tratar, ya que la variedad de partidos con representación hace imposible las mayorías absolutas. Es a base de consensos y pactos cómo se van configurando sus Gobiernos.

Similitudes con España

Estos Parlamentos tan coloridos recuerdan al español, donde en los últimos años han proliferado una gran cantidad de fuerzas políticas. A las dos grandes formaciones nacionales (PP y PSOE) y a las fuerzas nacionalistas vascas y catalanas se han unido partidos de ámbito global (Ciudadanos, Podemos, Vox…) y regional (Teruel Existe, Partido Regionalista de Cantabria…). Este crisol de fuerzas, casi una veintena, ha dejado atrás el bipartidismo que se vivió en España durante décadas y han hecho más difícil la gobernabilidad.

Tanto es así que en los últimos seis años se han producido cuatro elecciones generales (2015, 2016 y dos en 2020), al tiempo que los partidos han tenido que aprender a buscar Gobiernos de coalición, produciéndose uno por primera vez en España (el de PSOE y Unidas Podemos) desde la vuelta a la democracia tras la muerte de Franco.

El Parlamento español tiene casi una veintena de partidos. (AP Photo/Manu Fernandez, Pool)
El Parlamento español tiene casi una veintena de partidos. (AP Photo/Manu Fernandez, Pool)

Pese a que han necesitado apoyos externos, lo cierto es que la suma de ambos tiene 155 diputados, lo que representa un 44,2% de los asientos del Parlamento.

Los pactos

Si Rutte finalmente saca esos 33, ya tendrá un 22% de la Cámara de su lado, pero deberá sumar (y mucho) hasta el 50%. En 2017 para formar coalición se necesitaron cuatro partidos (el Partido Popular por la Libertad y la Democracia (PVV), Llamada Demócrata Cristiana (CDA), Demócratas 66 (D66) y Unión Cristiana (CU). 

Según las encuestas, actualmente esas cuatro formaciones sumarían 74 asientos, por lo que no alcanzarían la mayoría suficiente. Así pues Rutte debería incorporar un nuevo aliado.

Aunque no parece que cinco partidos gobernando juntos garanticen mucha estabilidad, no se puede olvidar que estas fórmulas son habituales en el país y suelen funcionar. Habrá que esperar a los comicios para ver finalmente cómo se sitúan los escaños y qué alianzas puede buscar Rutte.

EN VÍDEO I Los adolescentes holandeses son los más felices del mundo

Más historias que te pueden interesar: