La historia de Robin Gosens: quiso ser policía, sufrió el drama de la pandemia en Bérgamo, estudia psicología y es la revelación de la Eurocopa

·5  min de lectura
Robin Gosens, una de las figuras de Alemania en la Eurocopa 2021
Getty Images

Los niños suelen querer ser policías o bomberos porque les fascina la acción, la lucha del bien sobre el mal y, sobre todo, la imaginación de querer transformarse en héroes. Hay tratados de psicología que reflejan esa teoría. Robin Gosens, la revelación de la Eurocopa, en realidad, quería ser policía por su abuelo, un hombre de ley. Lo rechazaron dos veces; en una de ellas, por una cuestión física y matemática: sus piernas no medían exactamente lo mismo. La venganza del alemán, de 26 años, un libre pensador por el carril izquierdo de la romántica Atalanta, resulta un mensaje: es hoy un héroe del silencio de la renovada máquina germana y, en los ratos libres, estudia psicología. Para mirarse al espejo un poco más.

Croacia - España, el gran partido de octavos de la Eurocopa: blooper, remontada, empate agónico y la inolvidable reacción española

Su identidad está teñida de los Países Bajos: Emmerich am Rhein, su ciudad natal, está apenas a una hora y media en automóvil de Alemania. A los 7 años, prefería jugar con los revólveres antes que las pelotas. Con el tiempo, ni los destacamentos, ni los clubes: Borussia Dortmund también le cerró las puertas, 11 años más tarde. “Tuve que reemplazar el talento -que no tenía-, por una dosis de disciplina y carácter”, pensó y lo hizo público, más de una vez. Es el único integrante de Alemania que no jugó ni una vez en la Bundesliga: cruzó la frontera, en donde Vitesse, primero, y Dordrecht y Heracles Almelo, más tarde, lo cobijaron un par de temporadas.

Algunas destrezas del zurdo

Nada del otro mundo: equipos subterráneos. Hasta que Atalanta le dio algo que ni él sabía que tenía y su historia cambió para siempre desde 2017. Valía monedas y hoy piden 50 millones, cuando llaman desde Barcelona. En duda por una molestia física, sabe que el clásico de este sábado contra Inglaterra es algo más que un encuentro. “Me gustaría hacer callar a los ingleses en Wembley. Es genial cuando todo el mundo grita contra vos”, entiende el hombre que estudia, que lee todo lo que puede, mientras sus compañeros caen en la hermosa trampa de la tecnología. Juegos, películas, distracciones.

Sorpresa en la Eurocopa. Suiza dejó afuera a Francia por penales

El prólogo de la pandemia convirtió a Bérgamo en una ciudad en estado de guerra. No se escondió en el lujo de un futbolista profesional: sus ojos se convirtieron en palabras en una suerte de libro autobiográfico, Vale la pena soñar, un éxito editorial en Alemania desde abril pasado. “Durante la inactividad forzada y mientras intercambiaba impresiones con un amigo, nació la idea. Fue un momento muy duro en el que debí permanecer aislado y encerrado en mi departamento leyendo a diario que Bérgamo se había convertido en una ciudad fantasma y me angustiaba por tener noticias de mi familia y de mis amigos mientras me preguntaba si estarían vivos. Ese momento me hizo comprender cuáles son realmente las cosas importantes de la vida, que no son otras que saber que tú y tus afectos gozan de buena salud”, contó, en su presentación.

Robin Gosens de Alemania compite con loic Nego de Hungría durante el partido del Grupo F del Campeonato de la UEFA Euro 2020 entre Alemania y Hungría en el Allianz Arena el 23 de junio de 2021 en Munich, Alemania.
Corbis a través de Getty Images


Robin Gosens de Alemania compite con loic Nego de Hungría durante el partido del Grupo F del Campeonato de la UEFA Euro 2020 entre Alemania y Hungría en el Allianz Arena el 23 de junio de 2021 en Munich, Alemania. (Corbis a través de Getty Images/)

Robin se entrenaba en su amplia habitación, pero no podía concentrarse: “en el hospital de Bérgamo había sacos con cadáveres apilados al costado de la puerta de ingreso porque nadie sabía qué hacer con ellos”. La angustia la convirtió en una obra literaria. De hecho, mientras en la Eurocopa se cita su crecimiento, el hombre vuelve a lo verdaderamente importante. Está en contra de que Wembley tenga el 50 por ciento de espectadores para los encuentros decisivos de la competencia. “Creo que está fuera de lugar. Vivimos en una burbuja y estamos aislados, pero está lejos de ser lo óptimo cuando se ve la situación en su conjunto”, reflexiona. Dice lo que piensa. Y piensa, piensa todo el tiempo.

“No es bueno cuando solo pensás en el trabajo. Estudiar me mantiene con los pies en la tierra y me enseña que hay otras cosas en las que concentrarme”, analiza Gosens, colosal en el anterior choque con Portugal, que provocó elogios de su entrenador, Joachim Löw y de hasta Bastian Schweinsteiger, un símbolo de la historia. “No sé si fue el partido de su vida, seguramente siga jugando así. Trabajó muy duro para llegar aquí”, analiza el DT, que se irá luego de la competencia. “Vive el fútbol. Es una amenaza permanente por su carril”, advierte el volante, retirado en 2019.

El partidazo contra Portugal

De padre neerlandés y madre alemana, Gosens pudo haber jugado para el seleccionado naranja, pero el destino y “el corazón”, jugaron su partido. Su debut fue el 3 de septiembre pasado, en un 1-1 contra España, por la Liga de Naciones. Ayer nomás. Lo cuenta en su libro, de un modo risueño: “Hola Robin, soy Joachim Löw. Obtuve tu número de tu representante. Me gustaría hablar con vos en los próximos días. ¿Cuándo sería el mejor momento? Saludos”.

Con una sonrisa: el defensor-volante es un personaje contracultural, no solo piensa en el fútbol
Philipp Guelland


Con una sonrisa: el defensor-volante es un personaje contracultural, no solo piensa en el fútbol (Philipp Guelland/)

‘Joachim Löw no escribe de esa forma’, pensó primero. Más tarde, comenzó a darse cuenta de que podría ser cierto. ¿Quién le habría hecho una broma de tan mal gusto? “¿Cuánto más increíble puede llegar a ser? Nos sentamos en casa y lloramos de alegría”, expresó. Pero el fútbol es solo un trabajo. Nunca lo tomó como algo rutinario, normal. “¿Acaso es normal entrar en la cancha y que te aplaudan miles de personas?”, se pregunta más de una vez.

Mientras toma apuntes y debate sobre las contradicciones del ser humano, se permite una sonrisa. Porque construyó una carrera contra la adversidad. “Mirando hacia atrás, me alegro de no haber sido policía porque creo que no hubiera sido feliz a largo plazo”, cuenta, siempre pensativo detrás de escena y un volcán sobre el campo de juego.

El portero de Letonia Roberts Ozols recibe el primer gol del equipo alemán por conducto de Robin Gosens durante el partido amistoso del lunes 7 de junio de 2021, en Duesseldorf, Alemania. (AP Foto/Martin Meissner)
El portero de Letonia Roberts Ozols recibe el primer gol del equipo alemán por conducto de Robin Gosens durante el partido amistoso del lunes 7 de junio de 2021, en Duesseldorf, Alemania. (AP Foto/Martin Meissner)


El portero de Letonia Roberts Ozols recibe el primer gol del equipo alemán por conducto de Robin Gosens durante el partido amistoso del lunes 7 de junio de 2021, en Duesseldorf, Alemania. (AP Foto/Martin Meissner)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.