La historia de Alex Vigo, el nuevo refuerzo de River: fue abandonado por su padre antes de nacer y se crió en un "rancho"

LA NACION
·4  min de lectura

River y Colón llegaron a un acuerdo para que el defensor Álex Vigo se convierta en refuerzo del equipo conducido por Marcelo Gallardo. El futbolista de 21 años, que debutó en 2018 con en el club santafesino y jugó 48 partidos (entre torneos nacionales e internacionales), llegó a Buenos Aires, se realizó la revisión médica este jueves y firmará su contrato con el conjunto de Núñez. Vigo, que fue despedido con mucha emoción por su familia, tiene una fuerte historia de vida, que él mismo contó hace unos meses: su padre lo abandonó antes de nacer.

River se mueve: llegaron José Paradela y Agustín Fontana, cerró a Alex Vigo y apareció un tapado

Alex Gamaliel Vigo, nacido uel 28 de abril de 1999, hasta los diez años se llamó Alex Gómez. "Yo tenía mi apellido, que era Gómez, el de mi mamá. Te voy a contar todo, porque creo que es justo y que lo sepan todos... (hace una pausa, como tomando fuerza). Mi padre biológico me abandonó antes de nacer, faltaban dos semanas. Pero ahora tengo a mi papá, que es Jorge Rossi y de él aprendí algo: 'Padre es el que cría, no el que hace'. Yo nací y me crié en un rancho, no tengo vergüenza en decírtelo", le confesó un tiempo atrás el lateral derecho al periodista Darío Pignata, en el diario santafesino El Litoral.

Y prosiguió con el relato: "Me crié en un rancho, porque mi viejo nos abandonó ahí y nos llevó todo. No tengo vergüenza en decirlo y lo voy a decir a todo el mundo. ¡A la gente que me quiera escuchar se lo voy a decir! Mi vieja empezó a hacerle juicio porque nos quedamos sin nada y no teníamos nada de nada. Era para que por lo menos nos pase la cuota alimentaria".

"¿Y por qué el cambio de apellido?", le preguntó el periodista de El Litoral. "Porque ahí la jueza, no sé bien por qué, le dijo a mi mamá que yo tenía que llevar el apellido de Vigo, de mi papá biológico. Me lo tuve que poner y sacarme el de mi mamá. Yo tenía apenas diez años cuando pasó todo eso. Fue para poder comer".

Vigo fue "descubierto" por Colón cuando tenía nueve años y ya jugaba en la UNL (Universidad Nacional del Litoral), en la Liga Santafesina. Al club rojinegro lo llevó Adrián "Chupete" Marini" y quien lo ascendió a la primera división fue Eduardo Domínguez. Vigo nació en el barrio Colastiné Sur y allí permaneció, inclusive, tras una severa inundación. Colón le ofreció mudarse a la pensión del club para que pudiera seguir entrenándose, pero no quiso irse de su casa.

"Tomé la decisión de quedarme ahí, es mi pueblo y tenía que ayudar. Había que ayudar a mi familia porque se vino feo, había mucha agua y había que bolsear, todos teníamos que hacer el esfuerzo, porque el terraplén es chiquito y en ese pozo que se forma abajo del terraplén, ahí vivimos nosotros (...) Yo le dije a Colón que no, que me iba quedar con mi mamá (Verónica) a ayudarla, a cuidar la casa y ayudar a la gente. Nos quedamos día y noche con las bombas tirando y bolseando para que la inundación no avance", narró Vigo.

¿Esa decisión de Vigo generó que llegara tarde a algún entrenamiento de Colón? "¡No! Me levantaba todos los días a las cinco de la mañana y tomaba el (colectivo) 2 que entra a Colastiné Sur, así que daba vueltas una hora más o menos. Me bajaba y ahí esperaba hasta que a las siete y cuarto pasaba el Kieffer (otra línea de colectivos). Así, llegaba siempre una hora y pico antes de cada entrenamiento al predio de Colón. Y me iba solito al gimnasio a entrenar".

Australian Open: Djokovic, la visita de la mariposa que le dio suerte y los récords que podrá quebrar

En las últimas horas, antes de viajar a la Ciudad de Buenos Aires, Vigo disfrutó de una emotiva despedida sorpresa por parte de su familia. "Es la despedida más fea del mundo, pero se merece esto y mucho más", escribió, en redes sociales, Aixa, la hermana melliza del futbolista que se sumará al conjunto millonario. Ahora empezará a escribir otra historia, en un nuevo lugar y con la exposición que supone jugar en River. Su historia, claro, lo acompañará a todas partes.