Hecho histórico en el Giro de Italia: por primera vez, dos ciclistas largarán la etapa final empatados en la delantera

LA NACION
·4  min de lectura

En primavera o en otoño, con calores que derriten rutas o fríos que calan huesos, el Giro de Italia siempre regala emociones fuertes. Es veneno puro, o savia vivificante, en forma de ciclismo. Lo demostró en los ascensos al Mortirolo, al Gavia y el Stelvio y lo ratificó este sábado con el triunfo del británico Tao Geoghegan Hart en un triple paso por Sestriere, un puerto de más de 3500 metros de desnivel. Esa victoria dejó al rojo vivo la definición de la carrera: en un hecho inédito en los 103 años de la carrera italiana y en la historia del ciclismo de grandes vueltas, dos corredores largarán la etapa final con un mismo tiempo en la vanguardia de la clasificación general. Será una contrarreloj en Milán, este domingo, y Geoghegan Hart (equipo Ineos) y el australiano Jai Hindley (Sunweb) empezarán empatados esos últimos 15,7 kilómetros de la segunda de las tres grandes competencias anuales del ciclismo de ruta.

Puede que ésta sea la versión de la corsa más anónima y menos dotada de figuras de los últimos años, en una temporada marcada por la pandemia de coronavirus y después de que muchos equipos apostaran todo al Tour de Francia. Sin embargo, el Giro siempre es el Giro y a pesar de sus debilidades este año entrega una de las realizaciones más emocionantes de su centenaria historia. A falta de un tramo, la clasificación muestra igualados a Geoghegan Hart y Hindley, que por las milésimas de segundos registradas en su favor en la contrarreloj de la etapa inicial (no cuentan para la clasificación general) lucirá la maglia rosa este domingo en la salida de Milán. Allí se decidirá el esfuerzo de 21 días de competencias y 3498 kilómetros recorridos (375 de ellos, en ascenso).

Este sábado, las emociones del vigésimo segmento se presentaron a falta de 30 kilómetros para la meta, cuando Rohan Dennis (Ineos) apuró el paso en el grupo y arrastró en la fuga a su líder, Geoghegan Hart, y a Hindley y dejó atrás al neerlandés Wilco Kelderman (Sunweb), que llegaba como líder de la carrera al cabo de 18 tramos. Entonces empezó el juego de ataques, de dos corredores de la poderosa escuadra Ineos contra Hindley, pero el australiano se defendió casi a la perfección. Sin embargo, en el sprint final el británico consiguió el triunfo.

La penúltima jornada en síntesis

Ésta fue la segunda victoria parcial de Geoghegan Hart en el Giro, tras la lograda en Piancavallo en la decimoquinta etapa. Y fue la sexta de Ineos que, sin su figura Geraint Thomas, logró rearmarse a lo grande en la competencia. A priori, por sus antecedentes en pruebas cronometradas, el británico sale como favorito para ser el campeón. "Todo dependerá de las piernas. El recorrido es breve. Espero tener un buen día y un poco de suerte", afirmó Geoghegan Hart.

Diego Schwartzman sigue llegando lejos: ganó en Colonia y jugará la final ante Alexander Zverev

Los 15,7 kilómetros de la contrarreloj decisiva de este domingo en Milán serán totalmente llanos Hindley y Geoghegan Hart partirán con 1m32s de ventaja sobre Kelderman; el español Pello Bilbao (Bahrein-Mc Laren) está cuarto a 2m51s y el portugués João Almeida (Deceuninck-Quick Step) se sitúa quinto a 3m14s. El triunfo parece estar a mano casi solamente del australiano y el inglés, que podría no estar en esta situación tan favorable: en la etapa 18, el británico se ponía un abrigo entre las nieves del Stelvio y perdió brevemente el dominio de su bicicleta. Como estaba en pleno ascenso, la velocidad era baja y logró controlar pronto el vehículo.

El casi accidente de Geoghegan Hart por abrigarse

Geoghegan Hart, de 25 años, y Hindley, de 24, son las estrellas principales del pelotón, y dejaron en claro que a las carreras las hacen grandes los corredores. El viernes hubo una rebelión de los ciclistas (protestaron en grupo, se demoró varias horas la partida, se acortó el recorrido del día y hubo una amenaza de "consecuencias" por la dirección de la carrera) y una expulsión por dopaje (al italiano Matteo Spreafico). El sábado, una definición apasionante de etapa como preludio de un desenlace atrapante de carrera. El Giro 2020 está viviendo bajo el signo del descontrol y la emoción. Poco importaron el cambio de fecha, las bajas por coronavirus, el boicot de los protagonistas en pleno desarrollo, las malas condiciones climáticas: habrá un final emocionante, inédito, impredecible, histórico. En primavera y en otoño, la Corsa Rosa es siempre igual de mágica y atractiva.

Fórmula 1, Gran Premio de Portugal: hora y TV de la carrera en que Lewis Hamilton puede batir el récord de Schumacher