Histórico: apareció el gol fantasma de Suñé, que no se veía desde la final entre Boca y River del Nacional 76

Pablo Lisotto
lanacion.com

Es, según Boca, el hallazgo más importante de toda su historia. Después de 43 años, el famoso "gol fantasma" con el que Rubén Suñé le dio al xeneize el título ante River en la final del Nacional 1976 volvió a verse. Luego de más de cuatro décadas extraviado, y protagonista de todo tipo de mitos a su alrededor, este jueves el Departamento de Historia del club de la Ribera volvió a proyectarlo en un emotivo acto realizado en el Museo de la Pasión Boquense, al cual asistieron socios, exjugadores de aquel partido emblemático y dirigentes.

Lo que más lamentaron los presentes fue que el autor de aquel gol emblemático y eterno no pudo volver a disfrutarlo. Suñé murió el 20 de junio pasado, a los 72 años, mientras estaba internado en el Hospital Británico. Sin embargo, fue eso lo que permitió este hallazgo. Días después del fallecimiento del Chapa, un coleccionista se acercó al Museo de la Pasión Boquense y comenzaron las gestiones para que el club compre el material. Pero hubo un problema más: no se conseguía el proyector para pasar la cinta. Se tardaron 3 meses. Y luego se digitalizo.

El grito de gol unió las gargantas de todos. Gracias al video, en blanco y negro, con esa velocidad característica del viejo Super 8, aquellas fotos en las cuales se lo veía al Chapa metiéndole la zurda, al árbitro Arturo Ithurralde levantar los dos brazos para dejar en claro que valía el remate sin que hiciera falta el armado de la barrera y la mirada sorprendida de Ubaldo Fillol viendo cómo la pelota se colaba por su ángulo izquierdo ahora también tienen movimiento.

En tiempos en los que es habitual la viralización de los goles de cada día, de aquí y del mundo, resultaba inexplicable que no apareciera el video del tiro libre que el icónico Nº 5 de Boca ejecutó el 22 de diciembre de 1976 en una cancha de Racing colmada.

A fines de 2016, en diálogo con LA NACION, el propio Suñé aportaba una versión sobre el tema: "Desapareció. Hay varios pasajes del encuentro dando vueltas. Pero mi gol no está. Es una cosa rarísima", se lamentaba.

En su muy completo libro "La Final" (Aguilar, 2015), el historiador Diego Estévez recopiló todas las versiones sobre el misterio del gol fantasma de Suñé a River, algo que también hace el periodista Andrés Burgo en una nota realizada en noviembre de 2013 para la revista El Gráfico, llamada, justamente, "Goles fantasmas". Ambos enumeran teorías conspirativas, situaciones lógicas y otras que bordean el delirio. Una de ellas dice que en tiempos de dictadura militar, un censor hincha de River mandó a cortar y quemar la parte del gol del Chapa. Otros afirman que el partido nunca fue televisado (es falso). Otros que las cámaras de TV se perdieron el gol, por lo inesperado. Una versión dice que ese video se vendía en el parque Rivadavia, y otros aseguran que esa cinta se quemó en un incendio.

Consultado por LA NACION , el periodista Ernesto Molinero cuenta: "En 1994, como asistente de producción del programa SuperSport, encabecé con Gonzalo Bonadeo una búsqueda minuciosa para dar con el video del gol de Suñé. Recibimos el llamado de varias personas que nos aseguraban tener ese material, pero todo se desvanecía. Toda pista era falsa. Y terminamos por abandonar la búsqueda. Por ahora...".

El 22 de diciembre de 1976, en la cancha de Racing, a los 27 minutos del segundo tiempo, y cuando el 0 a 0 parecía inquebrantable, hubo una infracción a 10 metros del área de River. Avalado por el anuncio del árbitro Arturo Ithurralde, que les había dicho a los capitanes (el propio Suñé y Roberto Perfumo) que una nueva regla permitía patear los tiros libres sin esperar el silbato del juez, el Chapa aprovechó el desconcierto de los futbolistas millonarios y del arquero, Ubaldo Fillol. Mientras el Pato armaba la barrera, el ídolo xeneize le metió al balón un derechazo que se clavó para siempre en el ángulo superior izquierdo del arco de River. El 1-0 fue inamovible y Boca se coronó campeón del Nacional, nada menos que frente a River.

En 2016, en diálogo con LA NACION, el histórico Nº 5 xeneize cerraba los ojos y relataba, como si estuviera viajando a 1976: "River era un equipo lírico, que jugaba bien al fútbol, pero que se distraía en las pelotas paradas. Hay dos de ellos que se dan vuelta, y Fillol se pone a armar la barrera. Y ahí le di. Tiempo después me crucé al Pato y me dijo: «Si yo hubiera estado bien parado, también era gol. Entró en el ángulo. Era inatajable, Rubén». Y tiene razón. El balón hizo poste-travesaño antes de entrar. Lo curioso es que en mi carrera debo haber hecho apenas cuatro o cinco goles de pelota parada. Pero esa noche sorprendí a todos. ¡Hasta a mis compañeros!", recordaba, risueño.

Una final. La primera entre Boca y River. Un superclásico irrepetible y eterno. Y un gol que definió el Nacional de 1976 y se convirtió en mito. En leyenda. El tiro libre que Rubén Suñé ejecutó con tanta maestría como picardía (mientras el Pato Fillol armaba la barrera) sirvió para inclinar la balanza para el lado xeneize en un partido que transitaba sin obstáculos hacia la definición por penales. Y durante 43 años desapareció. Se esfumó. Se hundió en el terreno de lo desconocido. En una página misteriosa del archivo audiovisual del fútbol argentino. Se convirtió en un gol fantasma, del que sólo quedan registros fotográficos.

Hasta hoy, que Boca lo rescató y lo presentó como el hallazgo más importante de su historia.

Qué leer a continuación