¡Histórico!

·2  min de lectura

Ramón Treviño

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 9 (EL UNIVERSAL).- Carlos Ortiz rompió la sequía mexicana en el PGA Tour, al ganar el Houston Open.

Nacido hace 29 años en Guadalajara, Jalisco, misma tierra de Lorena Ochoa, se convirtió en el primer tricolor que se corona en el máximo circuito varonil, en más de cuatro décadas.

Con una tarjeta de 267 golpes, 13 bajo par, Ortiz se quedó con el trofeo, el premio de un millón 260 mil dólares y dejó atrás la presión de Dustin Johnson, número uno del ranking mundial y quien lo asfixió durante los 18 hoyos de la última ronda en el Memorial Park Club.

"Se siente increíble. He jugado muy bien esta semana y fue difícil controlar las emociones, pero ahora estoy muy feliz", comentó —vía teleconferencia— el mexicano, tras una jornada libre de bogeys y cinco birdies.

"Esta victoria no me cambia; seguiré trabajando en lo mío, tengo mucho por recorrer en lo que quiero, así que esto sólo es una muestra de que voy bien en el camino", añadió.

Su título se da 42 años después del último triunfo para un mexicano en el PGA Tour, conseguido por Víctor Regalado.

Después de una batalla con Johnson (-11), quien llegó al Houston Open con cinco Top 10 en fila, Ortiz cerró con un largo birdie y no contuvo las lágrimas. Su caddie y uno de sus mejores amigos desde la infancia, Eduardo Castiello, lo tranquilizó con un abrazo. Minutos más tarde, Haley —su esposa— lo felicitó.

Así como Lorena Ochoa fue su ejemplo, Ortiz desea que su victoria en Houston sirva para la nueva generación de golfistas en nuestro país.

"Me enorgullece poner el nombre de México en alto. Trabajando duro y haciendo bien las cosas se pueden lograr los sueños y espero que este triunfo inspire a mucha gente, como lo hizo Lorena conmigo", dijo.

El tapatío compitió en 118 certámenes antes de su primera victoria. Un trayecto que duró seis años y en el cual perdió su tarjeta, la recuperó y siguió con su objetivo, cumplido este domingo.