Históricas medidas de la FIFA en el fútbol femenino: adiós a las "cláusulas anti-embarazo"

LA NACION
·3  min de lectura

Cambio rotundo en el mundo del fútbol femenino. Este jueves, la FIFA anunció que protegerá mejor a las jugadoras embarazadas e impondrá a sus 211 países miembros una baja de maternidad de "al menos catorce semanas" a partir del próximo año, así como una prohibición para despedirlas. De esta manera, se terminará la existencia de las "cláusulas anti-embarazo" que ya no podrán ser incorporadas en los contratos.

"Queremos ver a más mujeres jugar a fútbol y al mismo tiempo tener una familia", explicó Sarai Bareman, responsable de fútbol femenino en el seno de la FIFA, tras una reunión de la comisión. El ente regulador del fútbol mundial explicó que la decisión será oficial en la próxima reunión del Comité Ejecutivo, que se realizará en diciembre y las medidas se aplicarán inmediatamente en sus 211 federaciones, que por el momento ofrecen un marco desigual según las legislaciones y prácticas locales.

Alex Morgan: debutó con el Tottenham seis meses después de ser mamá y rompió con todos los prejuicios

Emilio García Silvero, responsable legal de la FIFA, explicó en sus redes sociales que "la idea es proteger a las jugadoras antes, durante y después del parto" y que la entidad desea "crear nuevos estándares globales mínimos que garanticen que ninguna jugadora debe sufrir una desventaja por quedar embarazada".

A partir de estas normas, los clubes que juegan a nivel internacional, por lo tanto bajo jurisdicción de la FIFA, deberán proponer una baja de maternidad de "al menos catorce semanas, de las que ocho serán después del nacimiento," y remuneradas, "al menos con los dos tercios de su salario contractual". Durante esta época, los clubes podrán fichar a una jugadora para suplir a la embarazada, aunque estén fuera del periodo de fichajes, con la posibilidad de integrarla a largo plazo si ambas partes están de acuerdo.

En caso de despido por embarazo, el club será sancionado económica y deportivamente y estará suspendido durante un año del mercado de fichajes.

Así, estará prohibido "cuestionar la validez de sus contratos por el hecho de que las jugadoras se queden embarazadas". En caso de despido por este motivo, el club será sancionado económica y deportivamente y estará suspendido durante un año del mercado de fichajes. Luego, tras la baja de maternidad, los clubes deberán "reintegrar a las jugadoras y facilitarlas un apoyo médico y físico apropiado", precisó García, quien además aseguró que la futbolista podrá "dar el pecho o sacar su leche" en "locales adaptados" por su club.

La medida está considerada como un paso crucial en la profesionalización del fútbol femenino y en el respeto a la vida familiar de las jugadoras, tras un exitoso Mundial en 2019 y un aumento de las inversiones de clubes de elite en filiales femeninas. Justamente, la delantera estadounidense Alex Morgan, que el año pasado ganó el Mundial, firmó con Tottenham en septiembre, cuatro meses después de dar a luz a su primer hijo y ya disputó su primer juego este mes.

Lionel Messi: cambió la marea y el humor, del paraíso en la selección al infierno de Barcelona

"Tras el reciente crecimiento del fenómeno y el éxito sin precedentes de la Copa del Mundo femenina en Francia del año pasado, el fútbol femenino ingresa en la fase sucesiva de desarrollo", declaró Infantino. "Debemos adoptar además un cuadro normativo adecuado y adaptado a las exigencias del juego femenino", agregó el presidente de la FIFA.

En su reunión de diciembre, el Comité Ejecutivo también examinará propuestas para "proteger mejor la posición de los entrenadores en el fútbol" para garantizar "estándar mínimos en los contratos y mayor claridad en sus contratos". Las propuestas para la maternidad y los contratos de los entrenadores fueron aprobadas por unanimidad por el FSC, el organismo que incluye representantes de clubes, ligas y futbolistas además de asociaciones y confederaciones miembros de la FIFA.