Higuera impidió que el goleador del campeón volviera a Chivas

·1  min de lectura

GUADALAJARA, Jal., mayo 18 (EL UNIVERSAL).- Es el héroe de un equipo que pasó de la Segunda División a la Liga de Expansión y ya consiguió el título, aunque también acusa ser la víctima de una venganza personal que le ha impedido jugar en el equipo que ama: las Chivas.

Luis Márquez, apodado el "Gordo" por su desarrollado tórax, hizo el gol con el que el Tepatitlán FC se coronó frente al Atlético Morelia. Es un capítulo que jamás olvidará, pero tampoco cómo le fue cortada la posibilidad de jugar en el Guadalajara, sin importar el talento que le distingue.

Es por eso que le supo tanto la anotación frente a los michoacanos. Ironías del futbol: ese penalti lo coronó y privó del cetro a José Luis Higuera, propietario de los purépechas y quien le impidió jugar con el Rebaño Sagrado, cuando era su director general. Miembro del Zacatepec en la época que fue manejado por Higuera, Márquez recuerda que una mala actuación en una Liguilla dentro del Ascenso MX —hace casi tres años— le costó no ir a las Chivas, pese a tener contrato con ese club.

"Me dijo que no era el mismo que conoció, que estaba con mal funcionamiento, que andaba bajo y que no me alcanzaba para estar en Chivas", recuerda el Gordo. "Recuerdo que en una llamada me preguntó: '¿Estás listo para regresar a Chivas?'. Mi respuesta fue 'sí, estoy listo'".

"Tampoco le gustó, porque me dijo que 'a ver si no te llevas una sorpresa por soberbio'. Me sorprendió, porque quería volver".

Incluso, asegura que —con engaños— le quitó su teléfono móvil para borrar los mensajes, pero revela tener pruebas.