Las hermanas Granatto, la experiencia de jugar por las Leonas en su club y cómo ve el Chapa Retegui el futuro

Olivia Díaz Ugalde
lanacion.com

Majo Granatto fue un respaldo para su hermana Victoria en la llegada a las Leonas

Las Leonas buscan cerrar un año intenso con buenas sensaciones: recibirán al seleccionado de Alemania. Una temporada que incluyó viajes alrededor del mundo, duros entrenamientos y cuatro concentraciones deportivas en Mar del Plata. Serán cuatro choques con las europeas, tres de ellos en el Club Santa Bárbara de La Plata los días 1°, 4 y 5 de diciembre, mientras que el 8 será el último, en el Cenard, a puertas cerradas. El cierre de 2019 para estas Leonas que alcanzaron en los Juegos Panamericanos de Lima la medalla dorada y la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Si bien todo el equipo será local, habrá estos tres días dos jugadoras que se sentirán más locales que nunca porque su club será sede. Una entidad que se preparó durante semanas para este gran evento. Las hermanas María José y Victoria Granatto vivirán un sueño: vestir la camiseta celeste y blanca en del club que las vio nacer.

"El club está laburando a full. Faltando dos semanas ya tenían casi todo listo. Es una movida muy linda, está toda la ciudad movilizada, todos ayudando, trabajando", explica Majo, la hermana menor.

María José y Victoria Granatto, juntas en la vida y en la selección de hockey

"Están nuestras compañeras ayudando, toda la comunidad cooperando para que esto se haga de la mejor manera. Mandan mensajes ofreciendo ayuda, todos quieren estar. En lo deportivo, llego hasta acá con la conciencia tranquila de que dejé todo y ojalá me toque estar", agrega Victoria, una de las jugadoras que se sumó al plantel con la llegada del entrenador Carlos Retegui.

-¿Cómo vivieron este año tan intenso a nivel deportivo que les tocó atravesar juntas?

Victoria- Mi vida cambió en un mil por ciento, se me hizo bastante fácil estando con mi hermana en el equipo. Ella me fue orientando en los entrenamientos, en la alimentación, en la cabeza que hay que tener a la hora de entrenar. Es un proceso largo, pero siempre teniendo una referente es más fácil.

María José- Fue un año súper intenso con muchos viajes y en los entrenamientos, y por suerte me tocó tenerla a ella cerca. Una llega un poco cansada ya a esta instancia del año, pero te ponés a pensar y no falta nada para los Juegos Olímpicos de Tokio, así que haciendo el esfuerzo esta última partecita con los amistosos para de esa manera poder terminar de la mejor manera el año. Ya tenemos un pie en lo que va a ser la preparación pensando en Tokio. Estos amistosos son fundamentales para no perder el ritmo, frente a una selección que es muy competitiva.

Las Granatto jugarán por las Leonas en su club: Santa Bárbara de La Plata

-¿Cómo imaginan el próximo año con el objetivo principal puesto en Tokio?

María José- El año comienza con la Pro League (en febrero) y va a servir para meternos en ritmo y pulir todos los detalles, con el objetivo puesto en Tokio. Obvio que queremos ganar el torneo, porque siempre que nos ponemos la camiseta argentina queremos ganar, pero lo haremos con la cabeza puesta en los Juegos. La preparación y la cabeza apuntan ahí. Todo va a ser el camino para llegar a eso, y siempre bien predispuestas.

Victoria- Haber ganado el oro en los Panamericanos nos dejó un poco más tranquilas en no tener que ir a jugar el Preolímpico y nos puso la cabeza ya en los Olímpicos. Con esa tranquilidad, pero con la cabeza en la preparación, para ahora en poder encarar estos partidos frente al cuarto equipo del mundo de la mejor manera. Es un desafío tras otro.

-Este año el grupo se rearmó con un mix de nuevas jugadoras y referentes de otras camadas. ¿Cómo ves al equipo? ¿Se encontró el equilibrio?

María José- La inclusión de las más grandes, las líderes, ayudó un montón, como también la llegada de la desfachatez de las más chicas. Creo que el equipo hoy está muy bien parado, con una combinación muy importante entre las chicas con mucha experiencia y todas las nuevas, y de ambas partes se aporta mucho. Estamos trabajando para encontrar ese equilibrio. Las más grandes siempre guiando a las más chicas, pero creo que es clave tener este mix, porque solo con experiencia no se puede. Necesitamos de esa frescura que viene de las más chicas.

La mirada del coach Chapa Retegui

Carlos Retegui sabe cómo manejar los hilos de equipo. Reconvirtió al seleccionado con la llegada de nuevas jugadoras (muchas que ganaron el oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018), el regreso de muchas líderes y afianzó a las que ya sumaban años dentro del plantel. Fue un trabajo proponiendo objetivos a corto, mediano y largo plazo. Pasó la Pro League (terminaron en el 4°lugar) y los Juegos Panamericanos (oro y pasaje a los Juegos Olímpicos 2020). Pero siempre pensando en el futuro del seleccionado.

"Estamos terminando un año fantástico y poder jugar cuatro partidos de local con nuestra gente es un cierre ideal. En un año muy largo, se vieron la entrega, la predisposición, el compromiso y la alegría de todas las jugadoras en cada entrenamiento. Creo que se metieron en las venas el chip de la entrega total a cambio de nada y eso creo que es el lema de este equipo", explica el Chapa tras el entrenamiento.

-¿Cómo se planifica un año olímpico?

-Empezamos con la Pro League, que vamos a utilizar para competir y amalgamar al equipo. Vamos a tener un equipo largo, porque hay que medir esfuerzos de viajes, teniendo en cuenta que tenemos que ir a Tokio. Tenemos viajes muy largos, vamos a diagramar este torneo de manera equilibrada, donde van a tener la oportunidad de jugar muchas de las chicas que fueron oro en los Juegos de la Juventud y las más jóvenes pensando en el futuro. Y no cabe ninguna duda de que el objetivo es Tokio, pero siempre con los pies sobre la tierra. La preparación olímpica es lo más importante y para eso hay que darlo todo, mostrar nuestra mejor versión cada segundo y tratar de no dejar ningún detalle librado a la suerte. Soñar, pensar, vivir en esos 16 días del torneo que son únicos e irrepetibles y dar todo lo mejor ahí. Ahora es momento de disfrutar la etapa previa, estos ocho meses de preparación porque pasa todo muy rápido y cuando uno se quiere acordar... ya está en Tokio, pasan los 16 días y ya estas en el avión volviendo.

-¿Se encontró el equilibrio y el equipo competitivo que buscás?

-En las más grandes hay un liderazgo nato y son las líderes que elegimos para conducir este nuevo camino de las Leonas. Y que las más jóvenes, las que estaban, más las que se sumaron, sigan y potencien al equipo. Con todo esto estamos marcando el trabajo para Tokio y a posteriori. Esto es siempre lo que buscamos cuando entrenamos un seleccionado. Uno tiene que irse del seleccionado dejando bases con convicción y sustento para que el equipo no decaiga y salte del selecto lote de la vanguardia del hockey mundial. El equipo venía muy golpeado del Mundial de Londres, muchas jugadoras emocionalmente saturadas, y nosotras tuvimos que recomponer esta situación fundamentalmente con alegría. Y las que realmente quieren estar y dejar todo a cambio de nada, están y lo disfrutan. Eso se puede ver.

Qué leer a continuación