La herencia de Diego Maradona: el hijo de Fidel Castro revela un secreto de la casa de Cuba

LA NACION
·2  min de lectura

Mauricio D'Alessandro, representante legal de Matías Morla (abogado y amigo de Maradona durante muchos años) acaba de sorprender a propios y extraños con una información sobre la vida del astro del fútbol. Al parecer, el hijo de Fidel Castro llamó al abogado de Diego Maradona para avisarle que la casa que el futbolista tenía en Cuba fue un regalo del revolucionario cubano.

"Fidel le regaló esa casa de la pradera. Hay un viejito cañero que cuida esa casa. Y hay muchos tesoros de Diego. En el altillo de esa casa hay decenas de objetos. Es para hacer un museo", confió D'Alessandro.

"Hay fotos y cartas de líderes mundiales. Maradona se levantaba y escribía las paredes", agregó el abogado.

Por otra parte, el periodista Luis Ventura, que sigue desmenuzando la interna de la herencia de Maradona, indagó y se metió de lleno en los últimos días que vivió el astro del fútbol. De hecho, en su programa Secretos verdaderos (América), detalló un "complot".

"Las confabulaciones, a lo mejor no de manera unitaria, conspiraron para llegar al desembarco de la muerte de Maradona, algo incomprensible, que parecía que nunca iba a ocurrir", reveló Ventura.

"Lamentablemente él no está entre nosotros, pero él por un montón de motivos, lo condujeron al lugar donde está. No hubo una razón única, no hay solo un responsable, no hubo alguien que apretó un botón; sino que hubo muchas acciones y muchos pasos que fueron horadando su espíritu y organismo. Recibió una andanada de un montón de sectores que no le jugaron para su equipo", agregó el periodista.

"Una de las cosas que le pegó fuerte, fue cuando Maradona descubre que en Estados Unidos, la madre de sus hijas había hecho un montón de acciones. Eso le generó un enojo insoluble y una depresión muy profunda", manifestó Ventura.

"Nadie sabe si descansa en paz porque tampoco se cumplió su última voluntad, la que redactó de puño y letra, y firmó ante un escribano diecisiete días antes de cumplir sesenta años. 'Quiero que me embalsamen como a Eva Perón, que mi velatorio dure una semana y que mi cuerpo sea expuesto para que lo vea todo el mundo'", concluyó Ventura.