Hassen-Bey pide protección para el colectivo dependiente y sus cuidadores

Agencia EFE
EFE

Madrid, 17 mar (EFE).- La esgrimista paralímpica Gema Hassen-Bey afronta la pandemia de coronavirus en su casa, desde su silla de ruedas y a cargo de una persona de 80 años, que también es dependiente. Su madre y ella, "como muchos españoles del colectivo", forman parte de uno de los grupos "más vulnerables" de esta crisis sanitaria. Se sienten desprotegidas.

Hassen-Bey asegura que los auxiliares del servicio de asistencia a la dependencia se están convirtiendo sin quererlo en potenciales propagadores del COVID-19, por no contar con un material de protección suficiente para esta circunstancia.

"Llevan semanas indicándonos que nos confinemos en nuestras casas sin contacto con nuestros familiares para proteger y cuidar a los mayores y personas vulnerables. Que seamos estrictos con la higiene personal y la limpieza y desinfección de nuestras casas. Pero los auxiliares están atendiendo sin mascarillas, sin batas reutilizables, sin gel hidro-alcohólico y sin un protocolo claro de higiene y desinfección, siendo ellos los que en estas condiciones, irremediablemente, pueden ser los transmisores del coronavirus entre este sector vulnerable", denuncia.

La esgrimista paralímpica pide que se vea reconocida "la encomiable labor de los y las auxiliares del servicio de atención a la dependencia en los domicilios". "Ellos son parte inicial del eslabón sanitario y su labor es fundamental para abordar esta crisis. Si no se organiza adecuadamente, todas estas personas vulnerables, mayores, dependientes y familiares cuidadores, terminaremos irremediablemente en los hospitales", advierte.

La madrileña recuerda asimismo que la "asistencia de la dependencia es un servicio no gratuito para los usuarios". "Se paga con un porcentaje de unas escasas pensiones", recalca.

"Es incomprensible que servicios técnicos de varias empresas de servicios, bancos, etcétera, estén enviando notificaciones a sus clientes indicando que continúan prestando el servicio proveyendo de medidas a sus empleados para tranquilizar a sus clientes y, en cambio, los usuarios de la dependencia no estemos recibiendo ninguna notificación tranquilizadora al respecto. Esto sumado a que quienes vienen a prestar la asistencia vengan desprovistos de material y de un protocolo de desinfección y se estén convirtiendo muy a su pesar y sin quererlo en los potenciales propagadores del coronavirus entre los usuarios", apostilla.

"¿De qué sirve entonces la cuarentena?", se pregunta.

Hassen-Bey considera que este servicio es "imprescindible y fundamental para los mayores y dependientes y se está generando mucha inseguridad".

"La ciudadanía ha dado aplausos al personal sanitario para reconocer su gran labor y lucha en esta crisis. Yo hoy alzo mi voz y levanto mi espada, que ha vivido cinco Juegos Paralímpicos, para saludar y agradecer la encomiable y silenciosa labor de las y los auxiliares de la dependencia y de los familiares cuidadores de los más vulnerables que estamos en el inicio del eslabón de esta lucha contra el coronavirus. Os saludo y os aplaudo a vosotros. Y solicito por favor una respuesta rápida a los responsables y gestores de la dependencia, agradeciendo también su gran labor de gestión de esta crisis", apunta.

"Y os agradezco también especialmente a vosotros compañeros periodistas, personas influyentes en las redes y en definitiva a todos los que nos estáis ayudando a difundirlo y visibilizar un problema que si no se resuelve va a resultar muy grave y costoso económica y emocionalmente para todas las personas más vulnerables y nuestras familias. Y a los que estáis pasando con incertidumbre, angustia y una carga de trabajo extra estos difíciles días, os mando todo mi cariño y fuerza. En esta lucha debemos trabajar en equipo. Todos nos necesitamos. Quedaos en casa, sí, pero con garantías asistenciales", sentencia. EFE

lsl/ea

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación