¿Podría Hamilton realmente dejar la F1?

Jonathan Noble
·6  min de lectura

En un momento en que hay dudas sobre el papel que el jefe del equipo Mercedes, Toto Wolff, tomará mientras busca  un plan de sucesión a largo plazo, Hamilton sugirió que no era seguro que se quedara en la F1 más allá de 2020.

"Siento que me gustaría estar aquí el año que viene pero no hay garantías de eso, seguro", dijo el británico a los medios después de la carrera. "Hay muchas cosas que me emocionan del después de la vida, así que el tiempo lo dirá".

Los comentarios de Hamilton alimentaron los rumores de que tal vez la asociación más dominante en la historia de la F1 podría estar a punto de terminar. Pero, ¿es una perspectiva realista que el piloto más exitoso de la F1 pueda irse en la cima de su carrera?

Aquí miramos el trasfondo para tratar de descubrir lo que realmente está detrás de los comentarios de Hamilton.

Nico Rosberg, Mercedes AMG, fue campeón en 2016 y se retiró sorpresivamente días después.

Nico Rosberg, Mercedes AMG, fue campeón en 2016 y se retiró sorpresivamente días después.<span class="copyright">Charles Coates / Motorsport Images</span>
Nico Rosberg, Mercedes AMG, fue campeón en 2016 y se retiró sorpresivamente días después.Charles Coates / Motorsport Images

Charles Coates / Motorsport Images

Aunque algunos pilotos son muy considerados a la hora de tomar una decisión sobre cuándo terminar su carrera, ha pasado que incluso campeones del mundo tomen decisiones sorpresivas al momento de dejar la categoría.

Algunos lo han hecho en el marco de una campaña triunfal, y Hamilton no necesita recordar que Nico Rosberg sorprendió al mundo cuando anunció en 2016 que dejaba la F1 sólo días después de ganar el campeonato mundial en Abu Dhabi.

También ha habido momentos en los que los campeones han renunciado de inmediato cuando las cosas no van a su manera.

James Hunt, el campeón mundial de 1976, anunció su retiro a mediados de la temporada de 1979 después de un decepcionante comienzo de campaña con el equipo Wolf.

Niki Lauda, entonces dos veces campeón del mundo, fue aún más lejos ese año cuando informó a Brabham después de los entrenamientos para el Gran Premio de Canadá que había perdido el interés en las carreras y renunció en el acto.

La situación de Hamilton parece ser bastante diferente, ya que es alguien que parece feliz con su éxito en la pista y se deleita con el ambiente de equipo que se ha creado a su alrededor en Mercedes.

Acaba de batir el récord de más victorias en la historia de la Fórmula 1 y parece estar listo para conseguir un séptimo título de campeonato mundial esta temporada, igualando el récord establecido por Michael Schumacher.

Con las reglas de la F1 siendo bastante consistentes entre este año y la próxima temporada, quedarse con Mercedes lo convertiría automáticamente en el favorito para conseguir una octava corona, con la posibilidad de sumar aún más títulos en el futuro.

La conexión Wolff

Toto Wolff, Valtteri Bottas y Lewis Hamilton conforman un equipo exitoso en Mercedes.

Toto Wolff, Valtteri Bottas y Lewis Hamilton conforman un equipo exitoso en Mercedes.<span class="copyright">Steve Etherington / Motorsport Images</span>
Toto Wolff, Valtteri Bottas y Lewis Hamilton conforman un equipo exitoso en Mercedes.Steve Etherington / Motorsport Images

Steve Etherington / Motorsport Images

Parte de la incertidumbre que rodea a Hamilton ha sido causada por la situación poco clara en cuanto a la posición de Wolff en Mercedes.

Hamilton y Wolff han formado un vínculo muy fuerte en los últimos años, y sus futuros parecen estar muy entrelazados.

Hablando en Imola, Hamilton dijo que la "mentalidad, el equilibrio, la compasión, la comprensión y el ego" de Wolff se han unido para crear el mejor jefe de equipo que se pueda tener.

Pero Wolff ha admitido en los últimos meses que está saturado por la intensidad de ayudar a convertir a Mercedes en el equipo más exitoso en la historia de la F1.

Habiendo jugado un papel integral en la reestructuración del equipo en los primeros años después de que el fabricante alemán comprara Brawn, Wolff ayudó a aprovechar la oportunidad que ofrecía el reglas de los motores turbohíbridos para llevarlo a ganar siete títulos de constructores y pilotos desde 2014 en adelante.

Pero la racha de éxitos, y el creciente desafío de tener que dejar de arrastrar la autocomplacencia y luchar contra los nuevos desafíos de los rivales, le ha pasado factura y quiere dar un paso atrás.

Lewis Hamilton, Mercedes-AMG F1, sits on a tyre in the pit lane

Lewis Hamilton, Mercedes-AMG F1, sits on a tyre in the pit lane<span class="copyright">Steve Etherington / Motorsport Images</span>
Lewis Hamilton, Mercedes-AMG F1, sits on a tyre in the pit laneSteve Etherington / Motorsport Images

Steve Etherington / Motorsport Images

Wolff ha mantenido a Hamilton al tanto de sus pensamientos y planes, y ha sido transparente en cuanto a que su propio futuro con Mercedes no se resolvería hasta que los campeonatos mundiales 2020 estén resueltos.

Así que el retraso en la finalización de las cosas por parte de Wolff ha provocado el retraso en la resolución del contrato de Hamilton también; ya que ni el jefe de equipo ni el piloto querían que las charlas se convirtieran en una distracción mientras avanzaban en una temporada especialmente compleja para conseguir los títulos de los campeonatos mundiales de constructores y de pilotos.

En Imola, Mercedes consiguió el título de constructores, y Hamilton está encaminado para sellar el de pilotos quizás tan pronto como en el Gran Premio de Turquía.

Y aunque no tener al piloto principal bajo contrato para noviembre puede parecer un escenario bastante extraño para un equipo campeón, en el pasado las conversaciones sobre el contrato entre Hamilton y Wolff han sido bastante sencillas, por lo que no necesitan mucho tiempo para resolverse.

El contrato más reciente de Hamilton, que firmó a mediados de 2018, se hizo en una gigantesca sesión de diez horas cara a cara con Toto Wolff. Y después de que se firmara el acuerdo, salieron a comer una pizza.

Esta vez la situación será probablemente similar; aunque las conversaciones de hoy en día han añadido complicaciones debido a la necesidad de distanciamiento social. Wolff ha mencionado repetidamente su preocupación por "contaminar" a un piloto en caso de una reunión.

Así que si la pareja decide que las discusiones cara a cara son mejores que arreglar las cosas en Zoom, entonces Wolff querrá asegurarse de que no hay riesgo de que pase accidentalmente el virus a su piloto y le cueste el campeonato.

Los comentarios de Hamilton sobre que "no hay garantía" de que permanezca en la F1 el año que viene parecen más bien una aceptación de que la naturaleza verdaderamente impredecible a la que se ha enfrentado el mundo en 2020 significa que no hay certezas para nadie.

Pero su continuo brillo en la pista, su racha de victorias, su amor por formar parte del equipo Mercedes y la estrecha alianza que ha construido con Wolff, todo apunta a que es un hombre que busca más romper récords que romper filas y alejarse.

Por toda la satisfacción personal que ha obtenido de su campaña "Black Lives Matter", la alegría que le da tener su gama de ropa con Tommy Hilfiger, su interés por la música y su deseo de ayudar al medio ambiente, sigue pareciendo un hombre que ama y prospera en la F1.