Tras el boom de las hamburguesas vegetales, anuncian la primera hamburguesa hecha de aire

Los últimos años han visto florecer el mercado de los sustitutos vegetales de la carne. Se han invertido enormes sumas en desarrollar hamburguesas que imitan de manera muy fiel el sabor y la textura de la ternera; el pollo vegetal español está triunfando y hasta Burger King ha lanzado una Rebel Whopper 100% vegetal.

Ahora, una start-up llamada Air Protein acaba de anunciar que han dado un paso más y han desarrollado la primera carne a base de aire del mundo. ¿Es esto posible?

Vía Air Protein
Vía Air Protein

La ganadería intensiva está en el punto de mira por su escasa sostenibilidad y su enorme contribución a la huella ecológica y muchas empresas están investigando alternativas menos contaminantes. Air Protein acaba de anunciar un prototipo de carne que no requeriría de ningún suelo para producirse: ni animales, ni plantas.

Según afirman, se han inspirado en tecnologías que la NASA lleva desarrollando desde los años 60 para conseguir fuentes de alimento en el espacio utilizando “procesos probióticos”. Dicho de otro modo, consiste en utilizar microorganismos capaces de convertir el CO2 en comida mediante procesos de fermentación, de manera similar a lo que se hace para producir yogur o cerveza.

La diferencia con estos procesos tradicionales, que necesitan una base alimentaria (como leche o cebada) estribaría en que la materia prima propuesta por Air Protein se obtendría a partir de los elementos presentes en el aire que respiramos, creando un ciclo cerrado de carbono. En teoría, se podrían así producir aminoácidos similares a los de la proteína animal. La empresa afirma que el proceso es viable, rápido y produce alimentos de gran valor nutricional. De momento se trata solo de un prototipo y no han anunciado una fecha de lanzamiento al mercado.

Sin embargo, este anuncio ha sido recibido con cierto escepticismo por parte de algunos expertos, puesto que hay varias cuestiones que la empresa no ha resuelto: no se sabe si el proceso es económicamente viable, cuánta agua se necesita o qué aditivos habrá que añadir para obtener un producto palatable. Así que, de momento, la expresión “no se puede vivir del aire” parece que seguirá vigente durante algún tiempo.

Vía Air Protein
Vía Air Protein

Más historias que te pueden interesar:

Qué leer a continuación