Guzmán no se apareció en la FMF

El Universal

TOLUCA, Méx., enero 14 (EL UNIVERSAL).- A pesar de las especulaciones de que Víctor Poncho Guzmán asistiría a la Federación Mexicana de Futbol (FMF), en las oficinas ubicadas en el Estado de México, desconocían la presunta visita.

El Pocho tuvo un lunes peculiar. Abordó un vuelo temprano de Guadalajara a la Ciudad de México, a la cual arribó alrededor de las 10 de la mañana y salió en un taxi, junto al abogado de las Chivas, Arturo Gálvez.

Desde que llegó a la capital del país, el aspecto de Guzmán era de un sospechoso. El volante vistió una chamarra de mezclilla sobre una sudadera y con la capucha colocada para cubrir el rostro y los lentes oscuros.

Desde el jueves pasado ya no formaba parte del equipo; él lo sabía pero no dijo algo al respecto.

En la FMF escucharon que el jugador tenía como objetivo visitar las oficinas de Toluca, para explicar lo que había pasado con este caso del dopaje, pero no había alguna cita agendada.

Lo único que realizó la Federación fue publicar un comunicado, en el cual señaló que se abrió una investigación por el dopaje de Guzmán, cinco meses después del examen realizado por el futbolista, en Querétaro.

Arrojó positivo por alcaloide

La sustancia por la que Víctor Guzmán dio positivo en una prueba antidopaje es alcaloide, que es un metabolito secundario de las plantas sintetizadas. No ayudan a tener un mejor rendimiento físico, pero se emplean para calmar el dolor y tratar problemas de la mente. Algunos de los más conocidos son cocaína, morfina, atropina, colchicina, quinina, cafeína, estricnina y nicotina. Son de las sustancias más castigadas en el deporte.

Qué leer a continuación