"Guti" recupera la ilusión en la F1

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 15 (EL UNIVERSAL).- Totto Wolff citó en su oficina a Esteban Gutiérrez para hablar un tema importante. El director de Mercedes lo recibió con una sonrisa, lo invitó a sentarse y le dio la noticia: fue designado como piloto de reserva de las Flechas de Plata para la temporada 2020.

"Es un paso clave que me pone cerca de volver a tener un asiento en la parrilla de la Fórmula Uno", sostiene Gutiérrez en entrevista para EL UNIVERSAL Deportes. "El nombramiento me pone a un paso de regresar, especialmente para pelear un contrato la próxima temporada, ahora que las reglas de la Fórmula Uno cambiarán la siguiente campaña".

El serial sufrirá una serie de cambios el próximo año, que incluyen un tope de gastos para todos los equipos (175 millones de dólares), además de modificaciones en neumáticos, alerones traseros más grandes y mejor aerodinámica en el monoplaza comparado con el de la presente temporada.

Un momento de inflexión en el serial que beneficiaría a Gutiérrez, si se adapta a las nuevas reglas. "Llegar a este punto [ser piloto reserva de Mercedes] significó tomar decisiones muy duras en el camino", sostiene. La escudería Haas, al final de la campaña 2016, no renovó al regiomontano, quien se quedó sin opciones para mantenerse en el serial. Los meses posteriores se ausentó de las pistas (y la prensa).

Ese tiempo, cuenta, lo utilizó para repensar con su esposa lo que haría con su carrera. Después de un paso anecdótico en la Fórmula E y la IndyCar, entre 2016 y 2017, emprendió su regreso a la F1 en 2018 cuando, primero, firmó como piloto de pruebas, mientras que el viernes por la mañana anunció que sería piloto de reserva.

"Necesitaba cambiar de estrategia, porque no era una posición en la que quería estar. Definitivamente di los pasos correctos", dice.

Qué leer a continuación