Gustavo López no puede creer el éxito de Ibai Llanos: "Soy un bol..."

Agustin Stella
·2  min de lectura

El 2020 fue el año de explosión del streaming. Esos antes llamados 'bichos raros' terminaron convirtiéndose en los principales referentes de la juventud al punto de que miles de niños sueñan ya con una carrera frente a las pantallas.

Uno de los grandes referentes de la cultura es Ibai Llanos. El español abrió el juego y con su carisma logró trascender el submundo y convertirse en una de las personalidades más destacadas del momento en España. 

 

"Ladran, Sancho. Señal que cabalgamos". Y a medida que ha ido creciendo su popularidad, en igual medida también la cantidad de personas que creen que su producto no es diferencial. Uno de ellos es Gustavo López, periodista argentino.

El conductor realizó una dura y llamativa editorial contra el host de Bilbao. Por supuesto, recibió el repudio de gran parte de la comunidad del streaming. "¿Che, por qué los jugadores hablan con Ibai? ¿Quién es Ibai? Me pone nervioso eso. ¿Quién es? Ahora está de moda hablar con Ibai. Yo lo llamé a Agüero para hablar. Cuando quieras hablamos pero me ganó Ibai. Ya si me gana Ibai me tengo que retirar", ironizó.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Luego, profundizó en su ignorancia: "Me molesta que sea algo recurrente esto de hablar con Ibai. ¿6 millones de seguidores tiene? ¿Y qué me importa a mi? ¿Qué es Twitch? Si vos me decís que yo en vez de hacer 7 horas de aire, dos horas en Radio La Red con 20 puntos de rating, ir a ESPN, la cadena internacional número 1 de deportes en el mundo, volver acá, hacer 3 horas, 23 puntos, soy un boludo. Ibai, por estar al pedo en la casa todo el día con 16 millones de seguidores, es el número uno. ¿Sabes qué? Me voy”.

"¡No sabe nada, encima lo saca por teléfono al Kun Agüero y Dybala! A nosotros nos orina de arriba de un puente. No nos dio bola Burgos que quería trabajar en España y ahora vino para acá. Dejá, antes me ganaba la nota Niembro, Bonadeo. ¡Ahora me la gana Ibai!, cerró en medio de un mar de lágrimas. ¡Ya va a pasar!