Un año de la llegada del coronavirus desde Madrid a Guinea Ecuatorial, la excolonia española

Javier Taeño
·4  min de lectura

Hace ya más de un año que la pandemia de coronavirus dio comienzo y desde entonces la covid-19 ha sido capaz de llegar a más de 200 países y territorios en el mundo, aunque no en todos ha tenido el mismo impacto para sus sociedades. Mientras que en la mayoría de países europeos y americanos se han producido millones de casos, en los africanos el foco ha estado principalmente en Sudáfrica. 

Sin embargo, otros más pequeños como Guinea Ecuatorial también se han visto afectados. Esta nación, situada en la costa oeste del continente y que fue colonia española durante 42 años, ha cumplido también su primer aniversario desde su primer contagio. Y este se produjo debido a una persona que precisamente acababa de volver de Madrid.

Una clase de alumnos guineanos en Malabo, Guinea Ecuatorial. (Photo by SAMUEL OBIANG/AFP via Getty Images)
Una clase de alumnos guineanos en Malabo, Guinea Ecuatorial. (Photo by SAMUEL OBIANG/AFP via Getty Images)

El 14 de marzo de 2020, casualmente el día en el que se iniciaba el confinamiento domiciliario en suelo español por la incidencia del coronavirus, los guineanos reportaban un caso positivo de la enfermedad. Se trataba de una mujer de 42 años que había vuelto a Malabo procedente de la capital española y que no presentaba síntomas. Se procedió a su aislamiento. Apenas tres días después se confirmaron dos nuevos positivos.

Ante el riesgo de que la pandemia se extendiera rápidamente, Guinea Ecuatorial, un estado totalitario en el que su presidente Obiang lleva más de 40 años en el poder, declaró el estado de alarma el día 22 de marzo y se impuso una cuarentena obligatoria de dos semanas para todos los pasajeros que llegaran desde países afectados. 

Sin embargo, en los meses de abril y de mayo la covid-19 prosiguió su avance imparable. Si en todo marzo se habían notificado apenas 14 contagios, en los dos siguientes meses la cifra subió rápidamente hasta los 301 y 991 respectivamente.

Una situación que mostraba claramente que la pandemia ya se había extendido por el país y que iba a ser difícil de controlar habida cuenta de la debilidad de su sistema sanitario y la dificultad de identificación de los casos.

Desde entonces Guinea Ecuatorial ha reportado de manera oficial 6.603 contagios y 100 muertes relacionadas con el virus. Unas cifras que pueden parecer bajas teniendo en cuenta los millones de casos de los países occidentales, pero que deben tomarse con cautela. 

Evolución de casos de coronavirus en Guinea Ecuatorial (Worldometers.info)
Evolución de casos de coronavirus en Guinea Ecuatorial (Worldometers.info)

Y es que la población se sitúa en apenas 1,3 millones de personas, por lo que la incidencia es alta y la oposición ha venido denunciando durante meses que la pandemia está mucho más extendida de lo que aseguran los números del Gobierno. Ya en junio, Convergencia para la Democracia Social aseguraba que “hay miles de contagiados”, que los hospitales estaban “llenos a rebosar” y que no hay “suficientes unidades de cuidados intensivos”.

De hecho, Guinea estuvo informando puntualmente de sus contagios en los primeros meses y de repente en esas fechas se produjo un parón, coincidiendo con la salida de la representante de la OMS en el país, la burundesa Triphonie Nkurunziza a petición de las autoridades ecuatoguineanas. El propio primer ministro acusó a la institución de falsear las cifras, una muestra de que hay que coger con pinzas los datos del Gobierno.

Nuevas restricciones

En este 2021, el país africano ha vuelto a tener importantes repuntes en los contagios y por eso el pasado mes de febrero decidió imponer un toque de queda para intentar controlar la curva de positivos.

La decisión se hizo efectiva desde el día 9 y se aplica de manera indefinida, obligando a los guineanos a permanecer en sus hogares entre las 19 horas de la tarde y las 6 de la mañana. Otras medidas destinadas a frenar los contagios son la reducción de vuelos comerciales, el cierre de bares y discotecas, la suspensión de celebraciones como bodas y bautizos o que los velatorios se lleven a cabo en el ámbito familiar.

Llegada de las vacunas a Guinea Ecuatorial. (Xinhua/Li Boyuan via Getty Images)
Llegada de las vacunas a Guinea Ecuatorial. (Xinhua/Li Boyuan via Getty Images)

Paralelamente en esos días llegaron al país las primeras 100.000 dosis de vacuna, procedentes de China. Unas inyecciones que sirven para inmunizar a aproximadamente un 4% de la población total.

Así pues en este tiempo Guinea Ecuatorial ha ido lidiando con la pandemia y reportando unos datos que no convencen a todo el mundo. Y es que desde su independencia de España en 1968 el país está considerado por los grupos de derechos humanos como una de las naciones más represivas del mundo, con acusaciones de tortura y detenciones a disidentes y denuncias de fraude electoral.

EN VÍDEO I Puntos de vacunación en mitad de la calle para cualquier ciudadano: así avanza Israel hacia la inmunización

Más historias que te pueden interesar: