Guillermo Ochoa: ¿en España, MLS o México?

El cancerbero tiene varias posibilidades para seguir su carrera futbolística; sin embargo, es claro que hay una opción que más le conviene.

A sus 31 años, aún hay varios clubes que lo buscan. Guillermo Ochoa es de los porteros mexicanos más codiciados. Poco importa que su calidad se ponga en duda una y otra vez; las ofertas no dejan de llegarle. 

Hace unos días comenzó a surgir el rumor de que varios equipos de la Major League Soccer (MLS) estarían interesados en ofertar al cancerbero azteca. Los nombres de los equipos no se dieron a conocer; sin embargo, no hace falta que se digan para aseverar que ir a Estados Unidos sería uno de los retrocesos más grandes en la carrera de Francisco Guillermo. 

No es por despreciar al torneo del país norteamericano; sin embargo, es claro que el nivel futbolístico y competitivo no es, si quiera, uno de los más destacados del continente. Los ingresos económicos se han vuelto lo más atractivo en aquel sector.

También hay varios equipos de la Liga MX que harían lo que fuera por fichar a Ochoa Magaña. El América siempre le dejará las puertas abiertas; aunque también se corrió el rumor de que Chivas podría buscar sus servicos. Nada fue oficial ni hubo pronunciación alguna del cancerbero.

Pero si algo debe tener en mente el actual portero del Granada, es que estar en una liga competitiva lo hará tener mayor exigencia propia. Sí, es sabido que el equipo de La Liga es el segundo más goleado del torneo que se disputa (62 tantos) y que está en penúltimo lugar, situación que lo pone en lugares de descenso.

Sin embargo, Ochoa ha sido reconocido como uno de los porteros que han sido más vitales para una institución, pues, en cada juego, suele evitar, al menos, tres anotaciones. Además, es uno de los arqueros con mayores atajadas (130, con una efectividad del 67.7%).

No hay que darle más vueltas. Estar en España es una fortaleza para Guillermo Ochoa, quien ha demostrado que sus errores puede pulirlos y que eso lo hace incrementar su nivel futbolístico. No dejarse llevar por el dinero ni el sentimentalismo patriótico lo guiará en su camino, mismo que debe seguir rondando por el país ibérico.