Guido Rodríguez, la clave de bóveda

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Sevilla, 24 may (EFE).- El mediocentro argentino del Betis Guido Rodríguez se ha erigido con su estajanovismo físico en el corte y su abrumadora lectura táctica de los espacios en la clave de bóveda sobre la que se ha sustentado el Betis del chileno Manuel Pellegrini en la temporada de su clasificación para la Liga Europa.

Omnipresente en el juego defensivo verdiblanco, Guido Rodríguez ha sido la referencia en el corte y en la recuperación, facetas ambas en las que el mediocentro de Sanz Peña está entre los líderes de la Liga y sobre las que el conjunto bético ha afianzado la arquitectura de su juego desde atrás.

Como la clave central de la bóveda o el arco sin la que la construcción se viene abajo, Guido Rodríguez ha desplegado en esta temporada todo un repertorio basado, desde el centro del medio del campo bético, en un despliegue físico a destajo y en la interpretación casi matemática de los espacios, como una mano alargada de Pellegrini sobre el verde, como un entrenador en el campo.

Acompañado por el mexicano Andrés Guardado, por Sergio Canales en las ocasiones que el cántabro retrasaba su posición o en alguna ocasión por el portugués William Carvalho, Guido Rodríguez se ha erigido en el ancla del centro del campo del Betis en su presencia permanente, más allá de los porcentajes y las estadísticas que han tomado el fútbol de hoy.

Por encima de tantos por ciento, el hecho irrebatible es que Guido siempre está, siempre aparece y se ofrece y, cuando a algunos les llega el agua al cuello, a él parece llegarle a los tobillos porque llega antes, se anticipa porque lo ve antes y mete antes el pie en una lectura matemática de los espacios al servicio de los esquemas de su jefe 'El Ingeniero'.

Guido Rodríguez, de 27 años, llegó en el mercado de invierno de la pasada temporada y lejos quedan ya los días en los que se le veía sufrir mucho, en los que su ritmo no le daba y que, por ello, salía en muchas fotos, lo que pronto empezó a ser historia en paralelo a su aclimatación al fútbol europeo, a su rimo, exigencia y velocidad.

El mediocentro internacional con la albiceleste lo ha jugado además casi todo en un año en el que ha disputado 2.869 minutos en los 38 partidos que ha jugado, 35 en Liga y 3 en Copa del Rey; y en el que sólo ha sido superado por otro de los jugadores fundamentales para Pellegrini, el lateral diestro brasileño Emerson Aparecido (2992).

Procedente del América de México, el de Caseros llegó al Betis como solución a los problemas defensivos de la media del conjunto entonces entrenado por Joan Francesc Ferrer 'Rubi', se asentó en la titularidad con Alexis Trujillo y ha explotado de la mano de Manuel Pellegrini las cualidades con las que la entidad anunció su llegada: 'Presencia, contención y distribución en el centro del campo'.

Guido Rodríguez, quien firmó por el Betis hasta junio de 2024, se formó en las divisiones inferiores de River Plate, con cuyo primer equipo jugó una quincena de partidos antes de militar cedido en el Defensa y Justicia de su país antes de irse en 2016 a México, donde perteneció al Tijuana durante una temporada y al América desde junio de 2017 hasta su fichaje por el club verdiblanco.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.