Gui Yuna: la historia de la fisicoculturista que perdió una pierna cuando era niña, sufrió bullying y ahora deslumbra al mundo

LA NACION
·2  min de lectura

Gui Yuna, es china, tiene 36 años y fue figura del atletismo de su país, a pesar de haber perdido una pierna cuando tenía tenía 7 años. Fue humillada por sus pares y ahora brilla en el fisiculturismo femenino

Nació en Nanning, en la región autónoma de Guangxi Zhuang y sufrió la amputación de una de sus extremidades a los siete años y tuvo que padecer durante algún tiempo las burlas que sus compañeros de clase le hacían a diario: "Me trataban de invalida o de 'gato con tres piernas'", recordó en declaraciones a la agencia AFP.

Gui Yuna explicó: "La mayor parte del tiempo sufría insultos y a veces incluso violencia física"

"La primera vez que me hicieron caer lloré, pero enseguida me acostumbré y me dije: 'puedes maltratarme como quieras, pero no pasará nada porque soy valiente'".

Poco tiempo después de su nacimiento, Gui Yuna perdió a su padre. Sin embargo, las desavenencias la llevaron a la autosuperación y se dedicó al deporte.

El exabrupto de Sofía Bonelli contra Mariana Nannis en el festejo de cumpleaños de Claudio Caniggia

Logró clasificarse en el equipo chino para los Juegos Paralímpicos de Atenas 2004 y allí terminó séptima en su categoría en salto en largo. También hizo salto de altura, y tiro con arco, y participó en el relevo de la llama olímpica en los Juegos Paralímpicos de Beijing 2008.

Casi tres décadas más tarde del accidente de tránsito que le ocasionó la amputación de su pierna derecha, se reinventó y es una fisicoculturista que recorre los concursos ayudada por una muleta, en bikini.

La ironía de Martín Liberman por los goles de Lionel Messi ante Granada

"Es posible que esté en primera plana no por mi profesionalidad o por mis músculos, sino porque tengo confianza en mí misma y tengo la valentía de subir al escenario y mostrarme ante todo el mundo", explicó a la AFP.

"Mucha gente piensa que el destino no fue cariñoso conmigo, pero yo no lo creo así", estimó.

"Estoy agradecida por el hecho de haber conocido estas dificultades porque gracias a ello crecí, y me hice más fuerte y lo que soy hoy en día", sentenció.