Guerrieri luchó pero no le alcanzó y Urrutia ganó la última del año

Damien Smith
·3  min de lectura

Ehrlacher, de 24 años, que ha liderado el campeonato del WTCR desde la primera ronda en Zolder, regresó a España para el segundo encuentro consecutivo de la serie en Aragón con una ventaja de 26 puntos sobre el argentino Esteban Guerrieri, de Munnich Motorsport, que se amplió a 31 después de la clasificación del sábado.

El sexto puesto en la segunda carrera de parrilla invertida fue suficiente para que Ehrlacher ganara el título, después de que Guerrieri se retirara con daños por un accidente.

Pero antes el piloto argentino sorprendió a Ehrlacher y al equipo Cyan el domingo por la mañana con una sorprendente victoria en la primera carrera desde el 16° puesto de la parrilla. Después de una desastrosa sesión de clasificación el sábado, en la que Guerrieri no logró pasar de la Q1, una inspirada elección de neumáticos reavivó sus esperanzas de ganar el título.

A pesar de las condiciones soleadas, la alta humedad dejó la pista resbaladiza y secándose lentamente para el inicio de la mañana, algo que Munnich Motorsport había experimentado en marzo en una prueba de pretemporada. Esto llevó a Guerrieri y a su compañero de equipo, Nestor Girolami, a elegir neumáticos Goodyear para pista mojada para la parte trasera de su Honda Civic Type R y lisos para la parte delantera.

La decisión funcionó perfectamente para ambos: Girolami subió desde el 11° lugar de la parrilla para liderar al final de la primera vuelta ya que la mayoría, usando neumáticos lisos en todo el recorrido, sufrió por la tracción. Guerrieri subió al tercer lugar en la segunda vuelta, y luego pasó al Audi Comtoyou Racing de Nathanael Berthon -también con neumáticos lisos en la parte trasera- en la siguiente vuelta.

Girolami esperó para cumplir con las órdenes de equipo, aguardando hasta la última vuelta para desacelerar y permitir que Guerrieri pasara por la victoria, lo que redujo la diferencia con Ehrlacher de 31 a sólo 16 puntos.

Pero Guerrieri admitió que las dos últimas carreras de la temporada serían duras, dado que comenzará desde la 17° y 18° posición, respectivamente, y porque en condiciones normales de seco, más tarde en el día, su Honda carecería del ritmo del Lynk & Co, sugiriendo que "los otros tienen un arma y nosotros un cuchillo".

Las esperanzas del piloto de Honda de llevar la definición con Ehrlacher a la última carrera se vieron frustradas en la primera vuelta de la segunda carrera, cuando se estrelló contra la parte trasera del Zengo Motorsport Cupra León de Bence Boldizs, dejando ambos coches con graves daños. Mientras Guerrieri se retiró en los boxes, Ehrlacher logró su segundo sexto lugar del día para convertirse en campeón, a la vez que Yvann Muller, su tío, ganó cómodamente desde la la pole position que obtuvo con la parrilla invertida.

Para culminar el fin de semana de Cyan, durante el cual también ganó el título por equipos, el impresionante uruguayo Santiago Urrutia consiguió su primera victoria en el WTCR desde la pole position en la tercera carrera, con Ehrlacher siguiéndolo hasta la bandera. Urrutia había conseguido ambas pole positions el sábado, pero cayó a la novena en la primera carrera con neumáticos lisos y luego completó una actuación exitosa para liderar la carrera 3 desde el comienzo hasta el final.

Detrás de Ehrlacher, Muller logró el subcampeonato y Jean-Karl Vernay finalizó tercero, relegando a Guerrieri a la cuarta posición final, mientras que Urrutia avanzó al sexto lugar en los puntos para cerrar su primera temporada en el WTCR. Girolami, por su parte, fue décimo.

Santiago Urrutia, Cyan Performance Lynk & Co 03 TCR

Santiago Urrutia, Cyan Performance Lynk & Co 03 TCR<span class="copyright">WTCR</span>
Santiago Urrutia, Cyan Performance Lynk & Co 03 TCRWTCR

WTCR