Guerrera Isis pensó que no volvería a caminar

·2  min de lectura

Gabriel Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, abril 3 (EL UNIVERSAL).- Volver a luchar es el objetivo que abraza la luchadora Guerrera Isis. Después de una fuerte lesión provocada por un accidente automovilístico, le sonríe al futuro y valora los avances que ha conseguido en la rehabilitación.

Aliada a Jorge Borroel (especialista biomecánico) ha formado una pareja tan fuerte, como las mejores sobre el enlonado. "Después de una fractura de fémur, llegué a buenas manos y he evolucionado, con cinco cicatrices y una placa enorme, pero vamos trabajando muy duro para volver".

Borroel, titulado en Ciencias del Deporte, no la pierde de vista en su rehabilitación. "Como readaptador voy a llevarla de vuelta al ring, ella está fuera de peligro y estamos haciendo trabajos de fuerza, aunque no puedo aventurarme a una fecha de regreso".

Sin embargo, ambos quieren lograrlo y suman hasta tres sesiones de trabajo por semana al reto. "Hay que entender que todos los deportes se practican a alta intensidad, y no siempre se tiene el hábito de tratarse constantemente para prevenir las lesiones. Ella (Guerrera Isis) ha tenido evolución rápida porque tiene un trabajo previo y masa muscular, es una gran ventaja porque de otra forma estaría mucho más rezagada en el proceso".

La enmascarada acepta que no ha sido sencillo continuar. "Me pega el estar sin actividad, pero he cambiado mucho mi forma de pensar. Llevo cuatro meses de la cirugía y estoy dando mis primeros pasos, pero aún tengo miedo. Confío en volver a hacer mi vida normal".

La depresión ha sido un rival que por momentos se niega a desaparecer. "Pensar que no podría volver a caminar me pegó fuerte, pero con el tiempo me tranquilicé y llegaron personas que me han ayudado mucho. Eso me motiva a seguir para no dejarme caer, no puedo echar a un lado su esfuerzo y estoy quitándome más los miedos".