El Guadalajara femenil deja ir su gran oportunidad

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 25 (EL UNIVERSAL).- Tigres se fue del pozo al gozo en cuatro minutos.

El juego de ida por la gran final de la Liga MX Femenil parecía terminar empatado a un gol, pero en los últimos instantes vinieron las emociones y las regias le ganaron al Guadalajara 1-2.

A los 90', se marcó un penalti a favor de las Chivas, Carolina Jaramillo pudo ser la heroína, pero mandó su disparo al larguero. Y a los 94', en la última jugada del partido, Tigres se llevó la victoria con un tanto de Alejandra Espinoza, un remate con la cabeza.

Así que las norteñas se van con ventaja, no definitiva, pero ventaja al fin.

Fue un partido de un solo lado, donde si la justicia mandara, las norteñas se debieron ir con la maleta llena de goles, pero entre las fallas, las intervenciones de la defensa tapatía, y los errores arbitrales, todo se vino al traste.

Tigres fue el mandón, el bombardeo a la portería de Blanca Félix inició de manera temprana y se concretó con un golazo de Stephany Mayor (13'). El marcador se quedó corto, el segundo gol no llegaba y cuando este apareció en el inicio de la segunda parte, fue mal anulado por un supuesto fuera de lugar.

En la siguiente jugada vino un despeje de la portera tapatía, el balón pasó la media cancha, botó y le quedó a Anette Vázquez quien lo llevó hasta las narices de Ofelia Solís para marcar (50').

El juego se cerró, las Chivas ya no quisieron arriesgar y Tigres no encontró la fórmula. En el último minuto, se marcó un penalti a favor de las Chivas, Jaramillo lo desperdició y en la siguiente jugada Espinoza dio la ventaja a las regias.

LOS DIRECTORES TÉCNICOS

Édgar Mejía apostó al contragolpe y le hubiera resultado, de no ser por el penalti fallado. Roberto

Medina no dejó de intentar y ganó.