El grupo de Racing en la Copa Libertadores 2020: Beccacece sabe que el objetivo será "cruzar el Rubicón"

Nicolás Zuberman
lanacion.com

Aún sin una confirmación oficial, Sebastián Beccacece habrá apretado el puño cuando se conoció cuál es el grupo que tendrá Racing en la próxima Copa Libertadores 2020. La Academia, que no fue cabeza de serie pese a haber sido el campeón argentino, integrará el grupo F junto a Nacional, de Uruguay; Alianza Lima, de Perú; y Estudiantes de Mérida, de Venezuela. Como el presidente Víctor Blanco viajó a Asunción para el sorteo de Conmebol, se demoró la charla final para ultimar detalles con Beccacece, aunque todo indica que será presentado el próximo viernes.

El extécnico de Independiente sabe que el objetivo para el año que entra en la mitad celeste y blanca de Avellaneda es cruzar el Rubicón de los cuartos de final de la Libertadores. En los últimos años, Racing disputó tres de las últimas cinco copas -2015, 201 6y 2018-, en las que fue protagonista durante la zona de grupos pero luego no logró meterse entre los cuatro mejores de América. El sorteo realizado en Paraguay este martes vuelve a abrir la esperanza para la Academia.

El sorteo de la Copa Libertadores 2020: River va "al grupo de la muerte" y Boca enfrentará al equipo de Ramón Díaz

De los seis cabezas de serie que podían tocarle, le salió uno de los, a priori, más accesibles: Nacional de Montevideo. El equipo uruguayo, que viene de ser campeón en su país luego de una llamativa definición ante Peñarol, tiene antecedentes de cruces coperos con Racing, que lo enfrentó la única vez que fue campeón de América en 1967, cuando pudo vencerlo recién en el partido recién en el tercer partido disputado en Santiago de Chile, con un ajustado 2 a 1, tras dos empates 0 a 0 en el Cilindro y el Estadio Centenario.

Además, cuatro veces se enfrentaron en zona de grupos, en 1962 y 2003: dos triunfos para el equipo argentino, un empate y una victoria para el Bolso. En el equipo uruguayo se destacan dos conocidos argentinos: el ex Racing Gonzalo Bergessio y Pablo "Pitu" Barrientos. El último campeón charrúa es dirigido por Álvaro Gutiérrez, que ya había conseguido la vuelta olímpica con Nacional en 2015, aunque es probable que tome la misma decisión que Eduardo Coudet: renunciar a su contrato para irse campeón.

La bolilla del tercer copón que cayó en el grupo F decía: Alianza Lima. Si bien en cinco de las nueve Libertadores que disputó Racing en su historia se cruzó con clubes peruanos, es la primera vez que se enfrentará con este equipo. En los antecedentes, sólo figuran choques con Sporting Cristal y Alianza Lima. Al equipo limeño, que jugará por vez número 27 el torneo continental, lo dirige el exmediocampista uruguayo Pablo Bengoechea. Bengoechea llegó a Alianza Lima en 2016, en un largo ciclo que sólo se vio interrumpido en los primeros seis meses de este año, cuando Miguel Ángel Russo fue el entrenador de Alianza. En el último torneo peruano terminó como subcampeón tras perder la final con el sorprendente Binacional. Su mayor símbolo es el arquero de la Selección, que alguna vez estuvo cerca de llegar a Racing como refuerzo, Pedro Gallese.

El último equipo en caer en el grupo que encabeza Nacional fue Estudiantes de Mérida, de Venezuela, que no disputaba una Copa Libertadores desde 2002. El último campeón de la liga venezolana fue Caracas, que se impuso por penales en la final ante Estudiantes, que había sido el mejor equipo del Apertura. En la última Copa Sudamericana, el equipo venezolano fue noticia porque a finales de abril debió suspender su cruce ante Argentinos Juniors en medio del levantamiento militar contra Nicolás Maduro.

Los cruces de grupo de la Copa están previstos que comiencen en marzo, un mes que puede resultar clave para Beccacece. Si bien su ciclo tendrá apenas días de trabajo, el inicio será a puro duelo clave: el 2 de febrero juega el clásico ante Independiente como local y en marzo está previsto que, además del arranque de la Libertadores, también se dispute el partido de Supercopa Argentina ante River, que no tiene fecha ni sede confirmada.

Qué leer a continuación