"Grupo Pachuca actuó mal y dio infortunado mensaje"

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 21 (EL UNIVERSAL).- De nueva cuenta, el Grupo Pachuca vuelve a ser el señalado en el futbol mexicano, y no para bien. Después de rebasar el aforo permitido para el partido de semifinales ante el Cruz Azul en el estadio Hidalgo vinieron las sanciones de las autoridades municipales, así como los mensajes contundentes de los órganos de salud, que han percibido esta acción como un "mensaje desafortunado".

Así lo dijo el doctor Alejandro Efraín Benítez Herrera, secretario de salud de Hidalgo, quien aseguró que al reunirse con la directiva de los Tuzos le hizo ver "la grave falta y el mensaje desafortunado" que mandó a la sociedad. "Fue un momento desafortunado. Ayer durante el juego, la Comisión Estatal para la Prevención de Riesgos sanitarios del Estado de Hidalgo [Copriseh] hizo una inspección de todo el inmueble, se hizo un arqueo de los boletos vendidos y fueron más de 12 mil, sin contar los palcos y las cortesías. Fue cercano al 60 por ciento del aforo. No se puede soslayar esto. No vamos a permitir este tipo de acciones, sea quien sea".

La multa por parte del gobierno de Pachuca fue de 504 mil 810 pesos (44 mil 810 pesos por rebasar el aforo y 460 mil pesos por no acatar las disposiciones de bioseguridad) y todavía se espera el castigo que imponga la Comisión Disciplinaria de la Femexfut, que ya le había dado un aviso de veto por la invasión de cancha en el duelo de cuartos ante el América.

Unas horas después, el subsecretario de Prevención y Promoción a la Salud, Hugo López-Gatell mandó un mensaje de urgencia a los directivos de la Liga MX, para tener cautela en la reapertura de los estadios. El funcionario subrayó que los partidos del balompié nacional pueden significar un peligro mayor si no se respetan los protocolos sanitarios, como sucedió en el Hidalgo.

"Los eventos deportivos son los más peligrosos en términos de comparación de propagación epidémica, es decir, el riesgo de múltiples contagios en general", comentó el funcionario capitalino, quien incluso reveló que lo ideal era abrir los recintos hasta que los estados estuvieran en verde según el semáforo epidemiológico, aunque la Liga MX permitió el ingreso de afición en amarillo.