Golf de locos: un águila desde 206 yardas, putts curiosos y la pelota que quedó incrustada en un árbol

LA NACION
lanacion.com

A 40 días del Masters de Augusta, una de las citas de honor del calendario internacional, los golfistas van tomando impulso, midiendo sus chances, sobre qué aspectos específicos del juego trabajar. Esta semana, en Palm Beach Gardens, Florida, se desarrolla el torneo The Honda Classic, válido para el PGA Tour y con US$ 7 millones en premios. Allí arrancaron dos argentinos: Fabián Gómez y Emiliano Grillo. El primero superó el corte clasificatorio, de 143 golpes (+3), con un total de 141 (72-69) que le valió quedar en el 34° puesto tras los 36 hoyos iniciales. Grillo, que venía de ser 3° en el Abierto de Puerto Rico, quedó al margen para las dos vueltas finales al sumar 152 (75-78).

El torneo es liderado por el estadounidense Brandon Steele, con 135 (-5), producto de sendas vueltas de 68 y 67 golpes. Detrás, a un golpe, su compatriota JT Poston (67-69) y los ingleses Luke Donald (70-66) y Lee Westwood (67-99). Pero más allá de las posiciones, la segunda vuelta del certamen ofreció situaciones de las más curiosas, que vale la pena repasar.

!Un águila desde 206 yardas!

El sudafricano Charl Schwartzel marcha 9°, con 138 (-2). Su recorrido tuvo muchos vaivenes, con 4 birdies y 5 bogeys. Pero lo más saliente ocurrió en el par 4 del hoyo 16, de 426 yardas. Allí, Schwartzel realizó un soberbio approach que pasó de aire el agua y un búnker para, luego de tres piques cortos, convertirse en un águila extraordinaria. Embocó desde 206 yardas. ¡Impactante tiro!

Casi hoyo en uno, pero bordeó la taza

Brendan Steele es el líder por un golpe. Hizo una vuelta con 5 birdies y 2 bogeys (en el 18 fue al agua) para quedar -5 en el total. Pero lo suyo pudo ser mejor y hasta estuvo muy cerca de concretar nada menos que un hoyo en uno en el par 3 del 15, de 179 yardas. El tiro rápido (129 millas/hora) aterrizó sobre el green tras pasar de aire la laguna, la pelota corrió y terminó dando vuelta alrededor del hoyo. Un tiro de excepción que mereció el premio mayor.

Era un mal putt...pero no tanto

Cuatro bogeys y un doble bogey y once pares conformaban un recorrido poco productivo para el sudafricano Louis Oosthuizen. Tan contrariado estaba que en el par 3 del 17, luego de poner el tiro de salida a unos 4 metros de la bandera, ejecutó el putt sin convicción. A punto tal que apenas tocó la pelota salió caminando, en la típica reacción del jugador que sabe que ejecutó mal el tiro. ¡Puede fallar! Para sorpresa del propio Oosthuizen, la pelota se metió en el hoyo y fue birdie, la única sonrisa del sudafricano, que no pudo superar el corte: 149 golpes (+9) (74-75).

Dos pelotas al agua y una al árbol

Claro que a la hora de sinsabores en los segundos 18 hoyos del The Honda Classic, el inglés Justin Rose acaparó la atención de todos. Quedó fuera del torneo, con 146 (+6), con 72-74. Cinco bogeys, un doble bogey y tres birdies sellaron su tarjeta, que incluyó dos pelotas al agua (en el 15 y en el 18) y una incrustada en un árbol. Un día para el olvido.

Tiger se cuida de una dolencia

Tiger Woods no participará del torneo Arnold Palmer Invitational, previsto para la semana próxima en Florida, en la antesala de la defensa del título del Masters de Augusta. "No jugará en Bay Hill. Su espalda todavía está rígida y no está listo", le anunció su manager, Mark Steinberg, a la cadena ESPN, según consigna la agencia AFP.

Woods, de 44 años, sintió una molestia en la espalda cuando participó en el Genesis Invitational hace dos semanas. Por eso, no participó en el Abierto de México, la semana pasada. Sí se espera que diga presente en el The Players Championship, por disputarse del12 al 15 de marzo en Pontevedra, Estados Unidos.

El año pasado, Woods también se ausentó en el Arnold Palmer Invitational por una lesión de cuello. Luego actuó en The Players, en el World Match Play Championship (WGC), para finalmente triunfar por quinta vez en su carrera en Augusta, en lo que fue su 15° Major, su título más resonante después de 11 temporadas.

Luego, a pesar de una operación de rodilla, ganó el Campeonato Zozo en Japón, igualando el récord general en el circuito de la PGA (82 títulos) establecido por Sam Snead.

Qué leer a continuación