Golf: los increíbles parecidos de Tiger Woods y su hijo Charlie en la cancha

LA NACION
·2  min de lectura

Tiger Woods ya vivió un sinfín de emociones en el golf, y seguramente protagonizará más hitos hasta que vaya despidiéndose de la gira regular, cuando cumpla los 50 años. Pero el último fin de semana experimentó dos vueltas que le llegaron al corazón, porque jugó al lado de su hijo Charlie en el torneo familiar PNC Championship en Orlando (Florida), en el que se impusieron el estadounidense Justin Thomas y su padre Mike.

Tiger y Charlie Woods, el águila y el swing que son sensación del torneo PNC Championship en Orlando

El séptimo puesto fue casi una excusa; lo importante para ellos fue poder compatibilizar en la cancha. "No creo que las palabras puedan describir esto", mencionò Tiger, ganador de 15 Majors. "Solo el hecho de que hayamos podido tener esta experiencia juntos, Charlie y yo, es un recuerdo para toda nuestra vida", comentó el crack, en referencia a su hijo de 11 años.

El equipo Woods, que se mimetizó con idéntico vestuario en la jornada final (el clásico pantalón negro y camiseta roja), acaparó todas las miradas en el Ritz-Carlton Golf Club de Orlando. Y Charlie, cuyo estilo de swing recuerda al de su padre, levantó elogios durante la semana, sobre todo después del águila conseguida el sábado tras un drive de 159 metros. Incluso el domingo, Charlie firmó un birdie en el décimo hoyo que celebró con un golpe de puño al aire al típico estilo Woods.

"Tiger", el documental de HBO sobre la vida del golfista que se estrena en enero y nace con polémica

"No va a apreciar esto a los 11 años", dijo Tiger. "Yo no lo hacía cuando estaba con mi padre. A medida que pasan los años, empiezas a apreciarlo más", cerró. Después del torneo, el PGA Tour publicó un video en el que quedan expuestos los notables parecidos entre padre e hijo en todo lo relacionado con el golf: desde el swing hasta varias similitudes en el lenguaje corporal.

"Creo que, al igual que todos los niños, imitamos", había comentado Tiger después de su ronda de Pro-Am. Y agregó: "No sé si su swing es diferente al mío, pero sus sensaciones son muy similares". Además, habló sobre las situaciones que afronta Charlie en 2020, en comparación a aquel Tiger de 11 años en 1987, diferencias que incluyen las redes sociales, los teléfonos con cámara y los medios digitales. "Este es un mundo diferente en el que vivimos ahora. Charlie estuvo jugando torneos de golf juveniles, ha estado fuera y la gente lo ha filmado".