Golf. Grillo se alejó de la punta por un hoyo fatídico y crece la emoción para el final del British Open con una gran pelea

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
El sudafricano Louis Oosthuizen sigue siendo puntero, con un golpe de ventaja
Peter Morrison

No llovió. Tampoco hubo un viento exagerado. Y sin embargo, la irregularidad gobernó la jornada del sábado en el campo del Royal St. George’s. Altibajos que por un lado frustraron las posibilidades del argentino Emiliano Grillo para meterse en la pelea grande, pero por el otro abrieron las puertas de la incertidumbre y dejaron para el domingo la promesa de una vuelta final a plena de emoción en la 149º edición del Abierto Británico, con varios aspirantes al triunfo, entre ellos, Louis Oosthuizen, Corin Morikawa, Jordan Spieth y hasta Jon Rahm, pese a estar a cinco golpes del líder sudafricano. Uno de los torneos más emblemáticos del golf y un Major a pura tradición.

Emiliano Grillo saluda a Daniel Van Tonder: el argentino hizo 72 golpes
Ian Walton


Emiliano Grillo saluda a Daniel Van Tonder: el argentino hizo 72 golpes (Ian Walton/)

Un arranque prometedor, gracias a un putt largo que le dio un birdie en el hoyo 2, hizo presagiar un día luminoso para el golfista chaqueño, que había quedado expectante tras su excelente score de 64 golpes en la segunda vuelta, con un total de -6. Pero todo se derrumbaría apenas unos minutos más tarde. Un triple bogey en el hoyo siguiente, un par 3 con un rough alto como única dificultad aparente y en el que había hecho par en las rondas anteriores, le emborronó la tarjeta y le arruinó la tarde a Grillo, quien a partir de ese momento bastante hizo con mantener cierta estabilidad emocional y no tirar definitivamente por la borda su brillante tarea del viernes.

Al desbarajuste inicial le siguió una actuación que, al menos, no abundó en los errores. Un nuevo birdie en el trayecto de ida quedó “compensado” con otro bogey en el regreso hasta redondear un 72 (+2) que lo deja en 206 (-4), lo cual le rebaja las expectativas porque lo alejó de la punta (-12), aunque le permite soñar con quedar en el top ten del torneo. Lo cual no es poca cosa por cierto.

Emiliano Grillo durante la tercera ronda del British Open Golf Championship
GLYN KIRK


Emiliano Grillo durante la tercera ronda del British Open Golf Championship (GLYN KIRK/)

Pero si a Grillo se le torció el rumbo en un hoyo ingrato, tampoco los que comandan la clasificación general vivieron un día esplendoroso, más allá de una nueva jornada soleada junto al Canal de la Mancha. Extraño clima que durante tres jornadas no conoció de lluvia ni de vientos tradicionales de los links, de esos que a veces hasta quitan las ganas de jugar. Todos atravesaron momentos de dudas y combinaron aciertos notables con errores impensados. Quizá un síntoma de que las presiones empiezan a jugar. Hay quienes sostienen que los verdaderos torneos comienzan con los últimos 36 hoyos.

El sudafricano Louis Oosthuizen (198, -12) sostuvo el primer puesto que mantiene desde el arranque del torneo gracias a un primer recorrido sin errores, destilando seguridad, sin hacer maravillas, pero con inteligencia para acertar en las decisiones y aprovechar las pocas oportunidades que se le presentaron para sacar ventajas. Un par de birdies, en el 7 y el 9, llevaron a pensar que, tal como ocurriera en 2010 cuando ganó su único Major en el mítico link escocés de St. Andrews, comenzaba un despegue que podía ser definitivo. Nada más alejado de la realidad.

Rory McIlroy, y la sacada del búnker, en el fantástico hoyo 6 de Royal St. George's y su tribuna natural
Peter Morrison


Rory McIlroy, y la sacada del búnker, en el fantástico hoyo 6 de Royal St. George's y su tribuna natural (Peter Morrison/)

A partir de un bogey en el 11, las dudas parecieron asaltar a quien acabó en segunda posición en el PGA Championship y el Abierto de los Estados Unidos de este año, luego de tener grandes posibilidades de triunfo hasta la jornada decisiva. Sus salidas del tee dejaron de acertar el centro de los fairways, repitió bogey en el 13 y sólo un excelente juego en el green logró rescatarlo del bajón. Al final, un birdie en el 16 le permitió recuperar el buen tono y seguir mirando al resto desde arriba tras un score de 69. Pero si en algún momento sintió que era el día para estirar la ventaja y encarar la definición con mayor holgura, la realidad le mostró la cara contraria: todo quedó muy apretado para el día decisivo.

Un eventual triunfo de Oosthuizen en Inglaterra completaría un póker curioso, ya que consagraría a cuatro ganadores de distintos continentes en los cuatro grandes de 2021: el norteamericano Phil Mickelson, el japonés Hideki Matsuyama, el español Jon Rahm y este sudafricano de 38 años que camina el campo sin gestos grandilolocuentes, pero al que nadie puede discutirle su eficacia.

Collin Morikawa va por otro impacto como el que dio en el PGA Championship 2020
Ian Walton


Collin Morikawa va por otro impacto como el que dio en el PGA Championship 2020 (Ian Walton/)

Collin Morikawa, segundo a un golpe, transitó el camino inverso. Se fue al búnker en la salida del 2 y a los pastizales en el segundo tiro del 5, dos bogeys de arranque que desarmarían a cualquiera que no mostrara la increíble madurez que exhibe este chico de 24 años que, además, debuta en el Abierto británico y no tiene experiencia en campos como el de Royal St. George’s. A partir de ese comienzo titubeante, fue recomponiendo la figura hasta firmar 68 golpes, que incluso pudieron ser menos de haber aprovechado algunas de las chances que se le escaparon en los cuatro últimos hoyos. Y ahí está, listo para dar otro impacto de los grandes, como el que dio al triunfar en el PGA Championship 2020, en Harding Park, San Francisco, en su segunda participación en un Major.

Jordan Spieth alternó buenas y malas, como la mayoría de los aspirantes al título
Peter Morrison


Jordan Spieth alternó buenas y malas, como la mayoría de los aspirantes al título (Peter Morrison/)

Jordan Spieth (69) y Jon Rahm (68), con 201 y 203, respectivamente, no fueron la excepción en cuanto a irregularidad. El estadounidense acarició la posibilidad de desbancar a Oosthuizen cuando alcanzó los -12 en el hoyo 10 con un juego espectacular, pero se desplomó a partir de entonces. Hizo un bogey en el 11, salvó varios pares como buenamente pudo, y con dos errores fuera de lo común en los greens del 17 y el 18 finalizó con 69 y un nivel de disgusto que se le podía leer en el rostro. El español, ganador hace unas semanas del US Open en Torrey Pines, evidenció su fastidio al mirar con mala cara al público en un par de ocasiones, y fue alternando birdies y bogeys para cerrar con 68. Quedó en -7 y a cierta distancia de los que mandan, pero convendría no descartarlo del todo para una ronda decisiva que sin dudas promete altas dosis de adrenalina.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.