Tras dos goles contra el Barça, Dybala disfruta lo que soñaba cuando era niño

El delantero de la Juventus Paulo Dybala dijo el martes que su actuación con doblete incluido contra el Barcelona en partido de cuartos de final de la Liga de Campeones es algo con lo que soñaba cuando era niño, y se mostró orgulloso de haberlo hecho realidad. En la imagen, el delantero de Juventus Paulo Dybala festeja tras convertir su segundo gol frente al Barcelona en su duelo como local por los cuartos de final de la Liga de Campeones del fútbol europeo en Turín, el 11 de abril de 2017. REUTERS/Stefano Rellandini Livepic

TURÍN, Italia (Reuters) - El delantero de la Juventus Paulo Dybala dijo el martes que su actuación con doblete incluido contra el Barcelona en partido de cuartos de final de la Liga de Campeones es algo con lo que soñaba cuando era niño, y se mostró orgulloso de haberlo hecho realidad.

El internacional argentino marcó a los 7 y a los 21 minutos del partido en que la Juve goleó 3-0 al conjunto catalán en la ida de la eliminatoria continental.

"Estoy feliz. De chico soñaba esto, quería vivir este momento y hoy lo logré. Nos vemos con mucha confianza para la revancha", dijo Dybala, de 23 años.

El conjunto culé, que en la fase previa tuvo que remontar un 0-4 ante el Paris St Germain, tendrá que lograr la misma gesta si quiere seguir en carrera en el torneo continental.

"En el Camp Nou será otro partido. No pensamos en el 6-1 al PSG, pero no será fácil. Ahora queremos disfrutar esta victoria, luego afrontaremos el compromiso por la Liga y más adelante pondremos la mente en el Barcelona", agregó el atacante.

El argentino, sujeto de rumores de traspaso constantes, dijo que está muy contento en la Juve y que no piensa en cambiar de equipo.

"Por ahora estoy feliz acá, en Juventus. Mi renovación está muy cerca, la gente me quiere mucho y voy a tratar de darle más alegrías a mis hinchas", resaltó.

Dybala comenzó su carrera profesional en 2011 en Instituto de Córdoba, en la segunda división del fútbol argentino, y tras una temporada pasó al Palermo, donde jugó durante tres temporadas. En 2015 fue transferido a Juventus, donde a fuerza de goles y grandes actuaciones como la del martes se convirtió en ídolo de la hinchada.