River armó un festival contra Godoy Cruz en Mendoza, la ciudad que mejor le sienta en la era de Marcelo Gallardo

·4  min de lectura
La impotencia del arquero Nelson Ibáñez contrasta con el festejo de los jugadores de River, que se florea en Mendoza.
LA NACION/Marcelo Aguilar

River no tuvo contemplaciones con Godoy Cruz y lo goleó 6-1 en Mendoza por la sexta fecha de la Copa de la Liga Profesional 2021. El colombiano Rafael Santos Borré anotó cuatro goles, mientras que Julián Álvarez y Matías Suárez convirtieron los otros tantos millonarios. Valentín Burgoa, en el segundo tiempo, descontó para el Tomba. El encuentro nunca tuvo equivalencias: los dirigidos por Marcelo Gallardo se fueron al vestuario con todo el trabajo hecho: ya ganaban 5-0 al término del primer tiempo.

Banfield - Lanús, por la Copa de la Liga: el Taladro festejó con la inteligencia de Galoppo y los golazos de Pons, pero el Granate va a pedir los puntos

Mendoza le sienta bien a Marcelo Gallardo. Como entrenador de River ganó los 13 partidos que disputó en la provincia cuyana. Prueba de esa motivación por jugar en la tierra del buen vino fue el comienzo del partido. River consiguió la ventaja muy temprano. Una apertura de Agustín Palavecino a Matías Suárez terminó con Rafael Santos Borré solo en la boca del arco. El colombiano ni siquiera debió esforzarse para convertir y poner a su equipo adelante en el marcador.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sin que los mendocinos pudieran siquiera acomodarse en el partido, River consiguió la segunda ventaja. Otra vez, un pase filtrado rompió la defensa de Godoy Cruz. Apareció solo Julián Álvarez, quien habilitó a Matías Suárez. El cordobés volvió a anotar un gol de River debajo del arco rival.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Antes de los 20 minutos, River ya redondeaba la goleada: Agustín Palavecino habilitó a Alex Vigo, quien a su vez encontró a Julián Álvarez. El juvenil remató pifiado, pero la pelota fue hacia Borré, quien volvió a anotar un tanto de goleador. River encarrilaba el marcador con tres goles en el área chica.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pero habría más. Julián Álvarez se inventó una jugada maradoniana desde la mitad de la cancha. La defensa de Godoy Cruz estaba adelantada. El delantero de River sorteó la primera marca y nadie lo pudo agarrar. Eludió al arquero Nelson Ibáñez y definió de derecha. Goleada 4-0 en 21 minutos.

La impotencia del arquero Nelson Ibáñez contrasta con el festejo de los jugadores de River, que se florea en Mendoza.
LA NACION/Marcelo Aguilar


La impotencia del arquero Nelson Ibáñez contrasta con el festejo de los jugadores de River, que se florea en Mendoza. (LA NACION/Marcelo Aguilar/)

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

A diez minutos del final del primer tiempo, la elaboración de juego de River volvió a lastimar a Godoy Cruz. Otra vez, un pase en profundidad. Otra vez, Alex Vigo apareció vacío en su banda. El ex Colón resolvió como pedía la jugada: centro para Borré. Quinto gol. Cuatro de ellos, resueltos en el área chica.

Agustín Palavecino y Rafael Santos Borré, dos de las grandes figuras de River en la goleada en Mendoza.
LA NACION/Marcelo Aguilar


Agustín Palavecino y Rafael Santos Borré, dos de las grandes figuras de River en la goleada en Mendoza. (LA NACION/Marcelo Aguilar/)

El entretiempo no modificó la voracidad goleadora de River, que siguió jugando a lo suyo mientras Godoy Cruz sufría el partido. Rafael Santos Borré aprovechó otra de las innumerables grietas de la defensa mendocina para quedar solo frente a Ibáñez. Definió entre las piernas del arquero y convirtió el cuarto gol de su cosecha personal. Y el sexto de River.

Vélez fue un freno al Independiente de Julio Falcioni: lo superó en Liniers y lidera el grupo B de la Copa de Liga Profesional

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

A 15 minutos del final, el equipo local consiguió el gol de la consolación. Fue obra de Valentín Burgoa, quien recibió de Renzo Tesuri y definió esquinado, lejos del alcance de Franco Armani. El signo del partido hacía rato que estaba definido y la victoria de River nunca estuvo en riesgo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.