Gobierno de Mongolia pide castigo a Verstappen por sus comentarios

Jake Boxall-Legge
·2  min de lectura

Después de su colisión con Lance Stroll durante la segunda sesión de entrenamientos libres en el circuito de Portimao, Verstappen expresó su disgusto por el incidente en la radiocomunicación con su equipo.

Verstappen dijo a su ingeniero de carrera: "¿Este tipo un maldito ciego? ¿Qué diablos le pasa? Jesucristo. Qué retardado. Tengo daños. Qué mongol (mogólico). Lo juro".

Verstappen admitió más tarde el viernes en Imola que las palabras que eligió no eran las correctas y que "nunca quise ofender a nadie", pero sus comentarios, sin embargo, han dado lugar a que grupos como Mongol Identity publiquen una carta abierta pidiendo una disculpa completa del conductor holandés.

Opinión:

¿Por qué los comentarios ofensivos de Verstappen no se sancionaron?

El gobierno mongol también ha enviado cartas a Dietrich Mateschitz, CEO de Red Bull GmbH, y a Tobias Moers, CEO de Aston Martin, patrocinador principal de Red Bull Racing, para expresar su decepción con el lenguaje de Verstappen.

En esa carta, Purevsuren, que actúa como embajador de Mongolia ante las Naciones Unidas y la Organización Mundial del Comercio, dijo que "confiaba" en que la FIA tomaría más medidas contra Verstappen.

"Lamento el uso de lenguaje racista y poco ético en público por parte del piloto de Red Bull Max Verstappen durante los entrenamientos del Gran Premio de Portugal del Campeonato Mundial de Fórmula Uno el 23 de octubre de 2020", dice la carta de Purevsuren.

"El deporte es considerado un símbolo de unidad en todo el mundo y creo que no debe haber ninguna forma de discriminación racial en el deporte".

"Apoyo la iniciativa 'We Race as One' de la Fórmula 1 contra el racismo. Pero debido al incidente mencionado, dudo que esta iniciativa se ajuste a la realidad".

También lee:

Verstappen: el problema del motor en Q2 arruinó mi calificación Pérez: apostamos a la carrera y eso nos costó en calificación Hamilton: "No siempre se puede conseguir la perfección"

"Confío en que para evitar que se repita este comportamiento poco ético en los deportes, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) tomará medidas contra el piloto de Red Bull Max Verstappen por su inaceptable comportamiento de utilizar repetidamente un lenguaje racista y despectivo contra cualquier grupo étnico".

Christian Horner, jefe de Red Bull, dijo a la BBC que no "aprueba" la elección del lenguaje de Verstappen, y que habló con el piloto internamente.

"Max no quiso ofender", dijo Horner. "Fueron comentarios hechos en el calor del momento en que las emociones estaban al máximo".