Giuliano Galoppo. Quién es la nueva joya de Banfield que sorprende a todos con despliegue y goles importantes

Carlos Delfino
·4  min de lectura

La Copa Liga Profesional es un torneo en el que son varios los clubes que apuestan a sus juveniles. Por la necesidad de contar con un plantel más numeroso tras la larga inactividad, por las limitaciones económicas para buscar figuras en el exterior y por la duplicación de esfuerzos por el calendario apretado y las copas. En ese contexto, una de las revelaciones del torneo es Giuliano Galoppo, pieza clave desde el doble 5 que propone Banfield, invicto y con puntaje perfecto en la Zona C.

Tute Moroni. La furia con World Rugby por el sorteo de cara al Mundial 2023

El mediocampista, que cumplió 21 años el 18 de junio pasado y renovó contrato con el Taladro al mes siguiente, es una de las figuras en el comienzo del certamen. Por lo que significa en su trabajo en el equipo en la mitad de la cancha, pero además por su aporte goleador, una faceta acaso inesperada más allá de las redes que infló jugando en inferiores, en la Reserva o en los amistosos ante Independiente al flexibilizarse la cuarentena.

Galoppo convirtió de jugada y de tiro libre antes de llegar al plantel profesional, pero también de cabeza en el pasado inmediato. Rinde en la posición de interno, con la libertad que tiene para jugar junto a Martín Payero (el más ofensivo de los mediocampistas), pero define como un delantero o resuelve por arriba saltando como un 9 experimentado o un defensor central típico. Se ríe de su racha goleadora con la misma frescura que juega y entrena.

De 1,79m de altura y poco más de 70 kilos, el muchacho tiene la técnica en los genes. Su padre, Marcelino, se formó como zaguero en Racing de Córdoba y, ya como mediocampista, llegó a ser parte de los planteles Sub 20 y Sub 23 de la Argentina. Integró el equipo de Talleres que, dirigido por Ricardo Gareca, logró el ascenso a Primera en 1998, tras ganarle una inolvidable final por penales a Belgrano. Tiene secretos para hacer valer en el medio campo Giuliano, una de las caras de la renovación banfileña que inició Julio César Falcioni y continúa su ex ayudante y actual DT Javier Sanguinetti.

En febrero de 2018, el Emperador lo convocó a Galoppo por primera vez y fue suplente ante Talleres, de Córdoba. Sin embargo, su debut sucedió nueve meses después, al ingresar en el segundo tiempo por Luciano Gómez en el empate 0-0 frente a Racing en Avellaneda. Desde ese día lleva el número 18 en el dorsal este admirador del tenista Rafael Nadal.

El año pasado, la rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla derecha lo marginó por largos meses. Nada que fuera a amedrentar a quien, sólo 17 días después de la operación, ya estaba en el gimnasio haciendo algunos ejercicios con pelota. Y menos, cuando ya había demostrado su perseverancia en el fútbol luego de pasar un año en la pensión de Boca y, sin continuidad, retomar las inferiores en Rafaela. A Banfield llegó en sexta división y la camiseta le quedo pintada. No se la sacó más.

Giuliano sostiene que los mediocampistas mixtos son los jugadores más completos y apunta a eso. Observa en detalle al chileno Arturo Vidal y al belga Kevin De Bruyne. Si va a buscar espejos en los cuales mirarse, que la vara esté alta.

Por si acaso, en este puñado de partidos en el que tiene en Primera, ya dejó su huella en el juego y en el área de enfrente, especialmente en este torneo. Con el frentazo que puso 2-1 a su equipo ante River en la primera fecha, al dar vuelta el marcador de la victoria que se selló en 3-1. Y con la aparición por sorpresa por el primer palo para marcar por la misma vía el tercer gol en el 4-2 ante Rosario Central como visitante el fin de semana pasado.

Bolmaro en LA NACION: "Dormí dos horas, pero con la gorra de Minnesota puesta"

"Me gustó mucho la idea de venir acá. Banfield es un club muy lindo para empezar, les da muchas posibilidades a los juveniles", dijo Galoppo hace ya dos años, antes de estampar la firma por primera vez. Tenía la autoestima elevada, tras una gran temporada en la quinta división, también con goles, y una citación para entrenar en el Sub 20 argentino. Ahora vive su sueño de pensar en grande y que la fuerza de sus convicciones determine su éxito, como anhelaba en la adolescencia.