Sin Gignac, Tigres pierde el punch

·2  min de lectura

Abraham Guerrero G., enviado

MONTERREY, NL., enero 29 (EL UNIVERSAL).- Urgencia para la recuperación de André-Pierre Gignac, porque estos Tigres, que viajan este viernes a su primer Mundial de Clubes, no funcionan sin el delantero francés. El empate 1-1 con el Necaxa no sirve de motivación para el equipo de Ricardo Ferretti, previo al abordaje rumbo a Qatar. Los felinos se han vuelto dependientes del galo, quien observó el encuentro desde un palco del estadio Universitario.

El gol de Carlos Salcedo, a segundos del descanso, rescató el punto para los regiomontanos, limitados en el ataque y frenados por Luis Ángel Malagón en el arco hidrocálido.

Durante el transcurso del partido, Nico López y Paco Venegas comunicaron que son los positivos a Covid-19; bajas para Doha. Los Tigres ahora cruzan los dedos y esperan que Gignac y Carlos González se recuperen físicamente y estén para el partido del jueves, ante el Ulsan Hyundai. Porque los extrañaron mucho.

Ante el Necaxa, los universitarios se cansaron de llegar al área rival, pero fallaron múltiples jugadas claras que debieron terminar al fondo de la portería de Malagón, quien atajó todo lo que pudo y salvó a los rojiblancos de una goleada. Los Rayos aprovecharon la primera y única oportunidad de gol para hacerle daño al local. Martín Barragán, en un tiro de esquina, remató un fuerte disparo, imposible para Nahuel Guzmán: el 0-1 en los cartones (minuto 34). El cuadro local presionó hasta que encontró el empate, firmado por Salcedo, antes del silbatazo del árbitro Fernando Hernández para el medio tiempo.

En la segunda parte del compromiso, los papeles no cambiaron: los Tigres apretaron al Necaxa, que se defendió con todo lo que tenía, protegido por su guardameta y un poco de suerte. No existió forma para doblegar a los hidrocálidos.