Newell’s despidió a Germán Burgos: el ciclo que duró 84 días, 15 partidos y tuvo un sinfín de frustraciones

·4  min de lectura
Germán Burgos dejó de ser el técnico de Newell's
LA NACION/Marcelo Manera

Germán Burgos dejó de ser el técnico de Newell’s. Apenas 84 días después de haber asumido, el club rosarino le rescindió el contrato, algo que oficializó a través de sus redes sociales.

Al mismo tiempo, anunció que Lucas Bernardi asumirá como Director Deportivo, mientras que Fernando Gamboa sería el nuevo entrenador de la Lepra. El exzaguero le saca ventaja a Diego Dabove, el otro candidato.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El primer gran cimbronazo se dio hace tres semanas. La dura eliminación ante Sarmiento de Junín (que incluyó dos expulsados), por los 32avos de final de la Copa Argentina, fue un golpe anímico irremontable.

Pero a eso se le suma una cadena de actuaciones frustrantes, con sus consecuentes malos resultados. En estos dos meses y 23 días de su gestión, la Lepra disputó 15 partidos, de los que ganó 4, empató 6 y perdió 5. A comienzos de este mes, cayó categóricamente 3 a 0 ante Central en el clásico rosarino, y finalizó último en la Zona B de la Copa de la Liga.

En la Copa Sudamericana nada fue mejor. Con dos triunfos, dos igualdades y dos tropiezos, Newell’s terminó tercero en el grupo F y quedó eliminado.

Esta era la primera experiencia del exarquero como entrenador, después de más de un año de alejarse del cuerpo técnico liderado por Diego Simeone en el Atlético Madrid.

El ciclo de Burgos en Newell's duró 63 días
El ciclo de Burgos en Newell's duró 63 días


El ciclo de Burgos en Newell's duró 63 días

Los problemas futbolísticos fueron evidentes. Y aunque el sentido de pertenencia que tienen varios de los integrantes del plantel rojinegro es indiscutible, lo cierto es que Maxi Rodríguez (40 años), Pablo Pérez (35) y Nacho Scocco (35) están en la curva descendente de sus carreras. Juegan más con el corazón que con las piernas. Y los jóvenes que son promovidos no tienen el aplomo ni la consolidación suficiente como para tomar la posta en un contexto tan negativo.

Un inicio con blooper incluido

“La valentía se contagia más rápido que el miedo”, fue su carta de presentación en una conferencia de prensa que se volvió viral por su look –gafas de sol negras y un barbijo que le tapaba todo el rostro– y por un blooper. “El predio que tiene Newell’s es Europa. Tiene instalaciones increíbles y jugadores de muchísima experiencia”, destacó Burgos. Un instante después, uno de los carteles de publicidad cayó sobre su espalda, sin llegar a lastimarlo. Su reacción fue acorde a su tradicional buen humor. “Tranquilos, no me va a pasar nada. Es lo mismo que los mosquitos”, dijo entonces el DT, distendido, mientras empleados del club acomodaban todo ante un viento que no dejaba de molestar.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Aún en el pésimo contexto deportivo, la salida del Mono sorprende. Hace apenas tres meses abría una puerta grande de ilusión en el conjunto rosarino, que se cerró demasiado pronto. En su asunción decía: “Tengo experiencia. He jugado Champions League, Europa League, Copa del Rey... me moví por todas las categorías españolas. Es el momento de dar un paso adelante, de jugármela como lo he hecho siempre. Newell’s ha confiado en mí y yo también. La primera idea es formar el equipo, ya estuvimos hablando de cómo hacerlo. Ya lo verán. Me sedujo el proyecto que tiene y el saneamiento que ha hecho el club en estos últimos años. Es difícil y lo ha hecho bien.”

El contrato con el club del Parque Independencia duraba hasta el 31 diciembre próximo, con opción a una renovación que dependía de las elecciones que se realizarán a fines de este año en la entidad rosarina.

El presente tiene que ser el futuro. Sin olvidar el pasado”, había dicho el entrenador hace dos meses. Hoy, apenas semanas más tarde, lo único cierto el que el presente hipotecó el futuro de Newell’s, y en ese contexto Burgos ya es pasado.