Gennaro Gattuso revela que transita una delicada enfermedad y que sufre día a día desde hace 10 años

LA NACION
·2  min de lectura

Resultó impactante, pero se lo vio firme. Ni un gota de lamento en su postura. A corazón abierto el legendario Gennaro Gatusso, entrenador de Napoli, tras el empate con Torino 1-1, habló acerca de la delicada enfermedad que está transitando. "Tengo miastenia, hace diez años que sufro por ella, es la tercera vez que me golpea. Esta vez fue fuerte", dijo Gatusso ante las cámaras de TV.

Boca-River polémico: ¿cuándo se jugará el Superclásico por la Copa Maradona?

Gattuso explicó que buscó mostrarse de la manera en la que se encuentra, por eso usó sus anteojos, sin un parche y un ojo medio cerrado. Incluso, reveló que lo hizo para dejar un mensaje: "Quiero decirles algo a los chicos que no se ven lindos en el espejo. La vida es bella y hay que enfrentarla sin esconderse. Sé que mis jugadores sufrieron viéndome así. He leído que estaba muerto, que me queda un mes de vida... Tranquilos, no me muero. Estoy vivo", dijo el DT.

La miastenia ocular es una enfermedad neuromuscular poco común, que en casos extremos puede llevar a la muerte, aunque de ser detectada a tiempo cuenta con medicación que permite que sea tratada. En el caso de Gattusso, según explicaron algunos medios italianos, fue descubierta a tiempo y está controlado el entrenador: "Todo pasará, el ojo se arreglará. Veo doble, es difícil estar de pie, solo un loco como yo puede conseguirlo".

"Los primeros síntomas suelen afectar a los músculos oculomotores, siendo habitual la caída de párpados y la diplopía (visión doble). La debilidad de los músculos bulbares, asimismo, puede dificultar el habla, la masticación y la deglución, por lo que mantener una conversación o comer puede ser un calvario", explicó en AS el neurólogo Francisco Javier Arpa, jefe del Servicio de Neurología del Hospital La Paz, de Madrid.

El entrenador, que acumula tres partidos sin victorias con Napoli, fue sincero acerca de sus emociones y estados de ánimo. Sin embargo, su discurso siempre tuvo un tono positivo: "No me gusta vivir momentos así, pero lo acepto porque en la vida hay cosas peores. Hago lo que me gusta, esta es mi vida y si debo decidir cómo irme, quiero que sea donde pasé toda mi existencia: en el campo".