Gastos que tu auto te podría estar generando aunque no lo hayas usado por la pandemia

Ivette Leyva
·5  min de lectura
The hood of a parked car is covered with colorful leaves fallen down from trees
Un auto estacionado por cierto tiempo y cubierto de hojas de un árbol. Foto: Getty.

La realidad ha sido la misma para todos: millones de personas han tenido que cambiar sus hábitos laborales y permanecer durante meses en sus casas, trabajando a distancia, a través de las más diversas plataformas de comunicación por imagen.

En teoría, esto nos ha ahorrado tiempo en desplazamientos, en combustible para el auto, en mantenimiento… Pero resulta que no siempre es así, y que la permanencia de un vehículo en el garaje de casa o simplemente a la intemperie frente a nuestro domicilio trae también aparejado un desgaste y su consiguiente costo para nuestra economía doméstica.

Los expertos son categóricos en este tema: no mover el auto durante semanas o meses seguidos puede causarle graves daños. Por eso es importante que nos preparemos para lo que vendrá, cuando todo regrese a la normalidad y el vehículo empieza a dar señales de agotamiento.

Un reporte de GoBankingRates se detiene, punto por punto, en los aspectos más importantes.

Problemas con la batería

Si tu automóvil permanece mucho tiempo apagado, el primer problema puede producirse con la batería, que muere poco a poco por falta de uso.

A car mechanic replaces a battery in selective focus.
Un mecánico de autos cambia una batería. Foto: Getty.

“Cada vez que arrancas y conduces tu auto, la energía de la batería pone en marcha el motor de arranque y el alternador la recarga”, recuerda Richard Reina, director de formación de productos de CARiD.com. “Si un auto se para mucho tiempo, la batería pierde lentamente su carga, y el alternador no tiene la oportunidad de reponerla. En el peor de los casos, el dueño terminará necesitando reemplazarla por otra.”

Para evitar que su batería se muera, Reina recomienda dar un paseo de 30 a 60 minutos por lo menos una vez a la semana para que el alternador la pueda recargar.

Pérdida de aire en los neumáticos

“Todas las llantas pierden aire lentamente aire, estén en movimiento o no”, advierte Reina. “Si no mueves el auto quizás pienses que no hay necesidad de comprobar la presión del aire de ellas, pero incluso así debes comprobarla al menos una vez al mes”.

man refilling air into a car tyre
Un hombre rellena de aire un neumático. Foto: Getty.

Basta con ir a la gasolinera más cercana y gastarse unos centavos.

Fatiga de los neumáticos

Precisamente por su falta de movimiento, las ruedas pueden desarrollar puntos planos. “Estos generalmente desaparecen luego de 10 a 15 minutos de manejo, a medida que los neumáticos se calientan y rotan, la goma vuelve a su forma redonda”, precisa Reina. “En el peor de los casos, este problema se hace permanente y es posible que haya que cambiar los neumáticos mucho antes de que se desgasten”.

El costo de un neumático nuevo normalmente oscila entre 137 y 187 dólares, dependiendo del tipo de auto, según Consumer Reports.

Problemas con la bomba de combustible

“Los combustibles modernos se estropean entre tres a seis meses de almacenados’, dice Reina. “Se vuelven gomosos y desarrollan un olor rancio. Normalmente, compramos combustible con la suficiente frecuencia como para que esto no sea una preocupación”.

Photo taken in Bonn, Germany
Un mecánico trabaja para corregir los problemas en el sistema de alimentación de combustible de un auto. Foto: Getty.

Pero si el auto ha estado parado por mucho tiempo y no has hecho funcionar el motor para quemar un poco de combustible o para ponerle combustible nuevo, esto podría acarrear problemas serios.

En el peor de los casos, el combustible deteriorado que pasa por el sistema podría provocar daños en la bomba. Y el costo promedio de su reemplazo oscila entre 638 y 837 dólares, según RepairPal.

Problemas con el inyector de combustible

El combustible deteriorado también podría causar daños en los inyectores, que también son costosos de reemplazar. El costo promedio de esta operación va de los 1.219 a los 1.517 dólares, según RepairPal.

Para evitar esto, basta con mover el auto de 30 a 60 minutos al menos una vez por semana para quemar algo de combustible, además de agregarle un poco de combustible fresco.

Otros problemas

“Cualquier auto que permanezca a la intemperie estará sujeto a los estragos del clima, incluyendo los rayos del sol, sin mencionar otros factores externos como el polvo, las ramas de los árboles y los excrementos de los pájaros”, recuerda Reina. “Si su auto permanece en un mismo lugar todo el día y la noche, el efecto de la luz solar puede ser especialmente brutal”.

Según este experto, cuando el sol golpea los mismos lugares día tras día, puede hacer que la pintura pierda su brillo y que la tapicería se desvanezca, lo que abaratará su precio en caso de una posible venta futura.

También sufren los limpiaparabrisas, ya que sus componentes de goma se van secando por la prolongada exposición al sol.

Luego habría problemas con los insectos u otros animales que buscan siempre refugio en un auto que saben que nunca se mueve. Un compartimiento de motor inactivo o el capó del vehículo su coche podría convertirse en el hogar de criaturas no deseadas.

“Acabamos de arrancar nuestro auto por primera vez y tenemos ratas viviendo en el motor”, escribió en su cuenta de Twitter la corresponsal de la NPR en el Congreso, Kelsey Snell. “El concesionario nos dijo que somos las quintas personas que han llamado esta semana con este problema”.

También sufren las pastillas de freno, producto de la inactividad, puesto que se oxidan por falta de uso, especialmente si el auto está aparcado en un ambiente húmedo. El costo promedio del reemplazo del rotor de un freno va de 406 a 559 dólares, según RepairPal.

Ahora, si el vehículo ha estado aparcado bajo un árbol, las hojas caídas y otros desechos pueden terminar tupiendo los conductos de respiración. El reemplazo de este sistema puede acarrear gastos entre 420 y 467 dólares.

De igual manera, podría haber desgaste en la transmisión, una de las partes móviles que corre un mayor riesgo y que es muy costosa de reemplazar, pues su recambio fluctúa entre los 5.401 y los 5.696 dólares, según RepairPal.

Basta conducir el auto una o dos veces a la semana para que la transmisión funcione bien.

“No es saludable que un vehículo permanezca parado por largos períodos”, concluye Reina. “Ellos necesitan movimiento. Si existe esa opción, trate de moverlo al menos una vez a la semana de 30 a 60 minutos. Esto mantendrá la batería cargada, los neumáticos en forma y quemará el combustible que se va poniendo viejo”.

También te puede interesar:

VIDEO | Los autos voladores podrían ser realidad