Gastón Fernández, con amargo pasado en Monterrey y Tigres

Una de las rivalidades más fuertes que existen en el futbol mexicano y que ha ido en aumento en los últimos años es la que sostienen Monterrey y Tigres, motivo por el cual es difícil encontrar jugadores que hayan defendido ambas camisetas en el pasado más reciente.

El nombre de Gastón Fernández es uno de los primeros que aparece en la lista, pues se dio el lujo de jugar en ambas instituciones, a las que llegó como gran figura, y pasar totalmente de noche tanto en Rayados como en los felinos.

La carrera de la Gata en México comenzó en 2006, cuando llegó en calidad de préstamo al Monterrey proveniente de River Plate. Pese a que aterrizó en el futbol mexicano con tan sólo 22 años, Fernández ya era figura en su país, pues acumulaba 75 partidos y 13 goles.

Gastón Fernández

Gastón tenía la responsabilidad de cubrir el hueco que había dejado vacante su compatriota Guillermo Franco, quien había partido al Villarreal y se había convertido en un histórico del club, situación que jamás pudo cumplir.

Tras dos torneos sin pena ni gloria, la Gata regresó a su país para jugar en San Lorenzo, equipo en donde se convirtió en figura y pieza clave para que el Ciclón conquistara el título y él se cotizara nuevamente como jugador.

Por tal motivo, en diciembre de 2007, Tigres, sin importar su pasado rayado, paga 3.3 millones de dólares por su carta y le da la 10, que había dejado vacante el histórico Walter Gaitán.

Gastón Fernández

Las expectativas que había generado Gastón Fernández eran grandes, sin embargo, tras un torneo con más pena que gloria se va cedido a Estudiantes de La Plata, equipo en el que nuevamente elevó su nivel, por lo que seis meses después regresa a Tigres.

La Gata no quería volver con los felinos y eso se hizo evidente, pues los desencuentros tanto con la directiva como con la afición fueron varios y se notó en la cancha, en donde jamás estuvo a la altura.

Tras un torneo más, Gastón Fernández regresó con el Pincha sin permiso de la directiva de Tigres, situación que causó un grave conflicto que llegó hasta la FIFA y terminó con la suspensión del jugador, quien dejó un amargo recuerdo tras su paso por Nuevo León.