Poca garra entre insulsos felinos

·1  min de lectura

Ramón Treviño

CIUDAD DE MÉXICO, abril 19 (EL UNIVERSAL).- Pumas y Tigres dieron una muestra más del porqué no son animadores del torneo.

Empate a cero goles que sólo les deja esperanzas de llegar a las finales. Pumas está en la límite del repechaje al llegar a 17 puntos. Los del norte acumulan 19 unidades. Pero en cuestión de juego y calidad, lejos de lo esperado.

El partido prometía, pero no calentó. Alan Mozo sacó un zurdazo al ángulo superior derecho, pero... previo al disparo, y por milímetros, el esférico salió por la línea lateral —según el VAR—, lo que anuló la anotación.

Tigres fue el que tuvo la de mayor peligro con un cabezazo de Carlos González que fue bien defendido por Alfredo Talavera.

Al inicio de la segunda parte, el VAR volvió a intervenir. Luis Quiñones centró y Carlos González anotó, pero la pelota se había ido —otra vez— apenas, por la línea de meta. Tanto no validado.

Por Tigres, los jugadores que le han exigido a Ricardo Ferretti meter, fallaron. Nicolás López jugó casi 60 minutos y poco se notó en la cancha, entró por él Leo Fernández, pero falló la más clara que tuvo. Por Pumas, todos los balones que le cayeron a Ignacio Dinenno fueron desperdiciados. Par de roscas en CU, entre felinos con garras cortas.

* LOS DIRECTORES TÉCNICOS

Andrés Lillini no ha mejorado en el ritmo del juego o en el ataque. Ricardo Ferretti buscó modificar su sistema, pero no funcionó.