"Ganar una medalla es histórico pero sueño con pelear el número uno"

Juan Martín del Potro consiguió con su medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 un logro histórico para él, en primera instancia, y para la historia del deporte argentino después, transformándose allí en el segundo tenista nacional, después de Gabriela Sabatini, en haber ganado un torneo de Grand Slam y una medalla olímpica.

"Esto vale más que cualquier ranking. Es lo que más contento me pone hoy, lo que más disfruto, porque los Juegos Olímpicos se viven diferentes, son emociones distintas", expresó el tandilense en Radio 10.

Ya instalado en la etapa previa del US Open, Del Potro dijo que la medalla de bronce se transformó para él en un "sueño cumplido" y puso la mira en su próximo gran objetivo.

"Mi sueño es pelear por el número uno. Esta medalla es histórica y ese sueño está cumplido, pero la ilusión y las ganas de pelear con Federer, con Djokovic, con Murray, con Nadal, es mi objetivo. Lo tengo muy presente, apunto a eso, trabajo para estar preparado por si algún dia me llega la chance".

El histórico partido con Federer

Consultado por ese encuentro, que se convirtió en el más largo de la historia de los Juegos Olímpicos, Del Potro demostró que sigue a flor de piel ese último instante en el que se le escurrió la victoria.

"Fueron días muy fuertes estos últimos para mí. Desde el partido con Federer, todo lo que significaba ese desafio, lo que estaba en juego ante el mejor de la historia y en Wimbledon. Fue muy triste y doloroso perder después de tanto correr y que eso no alcanzara sabiendo que tuviste alguna chance". 

Sobre ese partido, en tanto, agregó: "Sirvió llorar después tantas horas para desahogarme y sentí el cariño y apoyo que me dio todo el mundo. Fue lo que me sirvió para recuperarme y salir a jugar el siguiente partido". 

En una especie de catarsis, el argentino, número 8 del ranking mundial, luego contó: "Esa noche miraba el techo, recordaba los puntos, pensaba que podía haber hecho historia, que podría haberle sacado a Federer un gran partido como fue en el US Open, pero mi familia y mis amigos me contaron lo que se había generado en Argentina con el partido, me decían que me agarrara de eso para tener fuerzas y fue la gente la que me ayudó a salir a jugar y saber que todavía estaba en juego una medalla". 

Fue tal la carga emocional del encuentro, que el tandilense contó que salió a las pocas horas a jugar el dobles sólo por respeto a su compañera (Gisela Dulko) y a los Juegos Olímpicos: "No me daban las piernas ni la cabeza", reconoció. 

La anécdota

"Cuando terminé de jugar con Djokovic, Federer y Murray estaban terminando el partido por el oro. A mí me llevaron derecho al estadio para la ceremonia y todos me miraban porque no podían entender que fuera yo el que había ganado. Todos esperaban a Djokovic".

 

Lo que viene

"Me encantaría estar festejando en la Argentina, pero ahora comienzan los torneos previos al US Open y nos jugamos mucho para estar en el Masters de fin de año. No puedo dejar de jugar estos torneos".

Cargando...