Gallardo: el entusiasmo, la expulsión de Paulo Díaz y partidos decisivos en tiempos de pan dulce

LA NACION
·4  min de lectura

River suma y sigue. Semifinalista de nuevo en la Copa Libertadores -por cuarto año consecutivo-, y también con protagonismo marcado, al tope del Grupo A de la Fase Campeón de la Copa Maradona. Nada se deja de lado en la gestión de Marcelo Gallardo, que parece sentirse a sus anchas en estas semanas de instancias decisivas.

Tras la victoria por 3-1 sobre Huracán, Gallardo encaró al árbitro Germán Delfino y le pidió explicaciones por la expulsión de Paulo Díaz, que vio la tarjeta roja por segunda amonestación por un reclamo [había visto la primera amarilla cuando cometió el penal]. "No fue un insulto, pero me protesta. Después le di la chance de que se arrepienta", le comentó Delfino al DT, antes de alejarse de las cámaras de televisión, pero todo en una conversación dentro de buenos términos. "Pero si no te insultó...", le dijo Gallardo. Minutos antes, el conductor de River no había ocultado su disgusto con la expulsión del defensor chileno, al que considera un titular indiscutido.

Después, mostró su conformidad con la actuación de su equipo, el mismo que venía de golear a Nacional (6-2) por la Copa Libertadores. "Nos sentimos mejor después de haber sufrido algún bache futbolístico en el último mes, pero se volvieron a ver buenas cosas con Nacional. No eran partidos fáciles, y decidí repetir el equipo para el torneo argentino, con equipos que se preparan para jugarnos, con la concentración que exige cuando nos enfrentan, y así y todo estuvimos bien. El desgaste lo hicimos, por ahí nos faltó un día más de descanso, y la cancha no estaba bien, pero el esfuerzo se hizo, y estoy contento con la posibilidad de sumar puntos y ver las chances de pelear esta copa hasta el final".

De cara a lo que se viene, con tramos decisivos en un momento singular del año, Gallardo expresó: "Uno se va entusiasmando cuando llegan estos momentos. Todos nos entusiasmamos por esto, después de volver a la actividad después de muchos meses sin competir ni entrenarse normalmente, con algo muy complejo después de todo lo que vivimos, no era normal estar en estas instancias. Yo quiero reconocer el esfuerzo de estar tanto tiempo sin competir y que ellos -los jugadores- estén enfocados en esta etapa del año, en la que se definen cosas. Cuando llegás a esta etapa, querés estar en la cita final. Tenemos una serie compleja con Palmeiras, que va a ser pareja, pero estamos a un paso de la final. Tenemos 10 días, durante las fiestas. No es muy normal cortar el pan dulce y pensar que tenemos partidos importantes por delante, pero estuvimos mucho tiempo aislados de nuestra actividad y tenemos que hacer el esfuerzo".

Luego, el DT se refirió a los cambios que hubo dentro de la formación -y de esquema- en los últimos tiempos. "Intentamos sostener un plantel con buena competencia, sana , que cada uno de ellos tenga deseos de mostrar que puede ser una alternativa para el equipo. A algunos les toca estar sin jugar mucho tiempo, pero este torneo nos permitió darles minutos a muchos chicos y empezaron a responder bien. Eso nos ayuda a elegir a los que mejor están, nos hace muy bien".

"Nos guiamos mucho por la respuesta colectiva. Necesitamos jugadores que nos den alternativas, que nos muestren que pueden ser importantes. No es natural llegar aquí, sostenerse tanto tiempo. Eso requiere un gran enfoque colectivo. De parte de los jugadores, porque aceptan mi exigencia de no relajarse, de seguir estando ahí en la pelea, y eso se va fomentando y potenciando todo. Es bueno que sean ellos los que me den alternativas, y que los que están, cuando bajan un poco, entiendan que pueden salir pero no por eso pierden el lugar, que se sigue trabajando y compitiendo y conformando un buen plantel para tener la posibilidad de pelear por todo".