El galimatías de la gimnasia

Agencia EFE
·3  min de lectura

Madrid, 23 abr (EFE).- Los campeonatos de Europa de gimnasia que se disputan en Basilea (Suiza) reparten cuatro plazas olímpicas, dos para hombres y dos para mujeres, para los mejores gimnastas que aún no estén clasificados. La normativa parece clara.

Pero la cancelación de otras pruebas preolímpicas, el límite de gimnastas de una misma nacionalidad y el reparto de muchos cupos por país, y no para gimnastas concretos, han convertido la clasificación para Tokio 2020 en un nuevo galimatías. Será casi imposible conocer la nómina completa de gimnastas olímpicos hasta que la Federación Internacional publique la lista, allá por el mes de junio, casi en vísperas de los Juegos.

Terminadas las rondas de clasificación de los Europeos, las que se tenían en cuenta para repartir las plazas olímpicas, lo único indiscutible es que la rumana Larisa Iordache y el turco Adem Asil han obtenido dos de ellas.

Iordache fue cuarta en la clasificación del miércoles, por detrás de tres gimnastas rusas, cuyo país, ya clasificado para Tokio por equipos, obtiene así una plaza individual más. Es la segunda, porque ya tenía otra lograda en las Series Mundiales. Ya decidirá la Federación Rusa para quiénes son.

Iordache, subcampeona mundial en 2014, es la segunda gimnasta rumana que se clasifica, tras Maria Holbura, que lo hizo en los Mundiales de 2019, cuando aquella estaba lesionada.

La gimnasia rumana, que hace años dominó Europa y el mundo, volvió a fallar en su intento de clasificar para Tokio al equipo completo, como hizo en Río 2016, y solo puede contar con representantes individuales.

La clasificación olímpica se complica aún más en el caso de los hombres.

Los Europeos están dominados con autoridad por el ruso Nikita Nagornyy, vigente campeón mundial y continental, primero en la ronda clasificatoria y que también disputará cinco finales por aparatos.

Sus compañeros David Belyavskiy y Aleksandr Kartsev terminaron por detrás.

"Kartsev no avanzará a la final del concurso completo por la regla que no permite disputar una final a más de dos gimnastas por país", recuerda la Unión Europea de Gimnasia. "Pero con su puntuación se sitúa el primero entre los gimnastas elegibles para obtener un billete para Tokio 2020", añade.

Y luego se enreda el asunto.

"Sin embargo, esto dependerá de las series de la Copa del Mundo, de las que aún debe disputarse una competición más en Doha (sin fecha) y en las que su compañero Vladyslav Poliashov es actualmente segundo en barras paralelas, con la máxima puntuación de 90", advierte el organismo.

El turco Adem Asil, que ha sido cuarto en la ronda clasificatoria en Basilea, "es el segundo gimnasta elegible y su billete a Tokio es seguro tras una actuación impactante que mereció 84.032 puntos".

Asil será el cuarto turco en Tokio, tras Ferhat Arican, clasificado en el Mundial, Ibrahim Colak y Ahmet Onder, clasificados en las series mundiales por aparatos.

Pero Turquía no puede competir como equipo, pese a que los equipos los forman cuatro gimnastas.

El italiano Nicola Bartolini "es el siguiente en la fila" para su clasificación individual, si Kartsev no entrase.

"La FIG anunciará oficialmente la lista de clasificados tras la conclusión de las series de la Copa del Mundo", resume la UEG. Nadie sabe cuándo será eso, porque la prueba de Doha sigue sin cerrarse.

Este reparto de plazas en cascada, con unas competiciones que dependen de otras, se repetirá en todos los continentes.

España tiene clasificados para Tokio a sus dos selecciones, y también en principio a Ray Zapata como gimnasta individual, aunque su plaza aún no ha sido confirmada por la FIG.

Natalia Arriaga

(c) Agencia EFE