El futuro de Barcelona: el sueño íntimo de Xavi y la debilidad de Valverde en el cargo

Claudio Mauri
lanacion.com

Ni el primer puesto en la Liga de España ni la clasificación a los octavos de final de la Champions League como primero de grupo le sirven a Ernesto Valverde como escudo protector para sentirse seguro como director técnico de Barcelona. Al primer temblor, su estabilidad entra en duda. Por estas horas, no se puede afirmar que salga indemne del cimbronazo que sufrió con la derrota por 3-2 ante Atlético de Madrid por las semifinales de la Supercopa de España. El golpe fue más duro y estruendoso para el entrenador porque el equipo de Diego Simeone marcó dos goles a los 39 y 44 minutos del segundo tiempo.

Si Valverde permanece en el cargo es porque Xavi no se decide a aceptar la propuesta de tomar ahora las riendas del equipo. De regreso de Arabia Saudita, donde Real Madrid y Atlético de Madrid disputarán este domingo la final de la Supercopa, el secretario técnico Eric Abidal y el dirigente Oscar Grau hicieron escala en Doha (Qatar) para ofrecerle el puesto a Xavi, exvolante de Barcelona, que dirige al Al Sadd, al que acaba de clasificar a la final de la Copa de Qatar.

En la conferencia de prensa posterior al triunfo 4-1 sobre Al Rayyan por las semifinales, Xavi admitió: "Todo el mundo sabe que entrenar al Barca es mi sueño, pero actualmente estoy focalizado en Al Sadd". El futbolista con más partidos (767) en la historia del club catalán reconoció que se reunió con Abidal ("es mi amigo"), pero no confirmó que haya recibido una oferta para sustituir a Valverde.

Messi, hace un tiempo, dijo que Xavi dirigirá al Barça en el futuro

Autoridades de Al Sadd no interferirían en una salida de Xavi. Muhammad Ghulam Al Balushi, director deportivo del Al Sadd, expresó: "Hay negociaciones entre Xavi y Barcelona en estos momentos. Le deseamos éxitos donde él decida y quiera estar."

Tras la derrota ante el Atlético, Lionel Messi respaldó a Valverde: "Hay plena confianza en el míster". Luis Suárez también le tendió una mano: "El entrenador no tiene ninguna culpa. Es una situación nuestra". El argentino y el uruguayo ya habían salido en rescate de Valverde al final de la temporada pasada, luego de la traumática eliminación ante Liverpool por la Champions League, en circunstancias similares a la de un año atrás con Roma, y la derrota frente a Valencia por la final de la Copa del Rey.

Simeone se refirió a la situación de su colega: "Me merece todo el respeto, es un gran entrenador. Lleva varios años demostrando su capacidad". Zinedine Zidane habló sobre los momentos de zozobra que afectan a los técnicos: "Lo que le puede suceder a Valverde nos pasa a todos. Es algo que no va a cambiar".

En Barcelona no tardaron en surgir repercusiones. El agente FIFA Josep María Minguella, de activa participación en la incorporación de Messi a la cantera de Barcelona a principios de este siglo, cuestionó el manejo de los dirigentes: "Es un poco grotesco y sorprendente tener un entrenador con contrato y hacer públicas las gestiones por otro. ¿Cómo queda Valverde ahora?". Y señaló como "un riesgo" que Xavi dirija a varios de los que hasta hace unos años fueron sus compañeros.

Como alternativa ante una urgencia, Barcelona sondeó a García Pimienta, conductor del Barça B. De continuar, Valverde deberá buscar un reemplazante para Suárez, de baja entre cuatro y seis semanas por una operación en los meniscos de la rodilla derecha. Barcelona volverá a competir oficialmente el domingo próximo, ante Granada, por la Liga. En función de este partido, Valverde recibió críticas por haber licenciado al plantel hasta el lunes, sobre todo porque el equipo mostró un decaimiento físico ante el Atlético de Madrid. Antoine Griezmann admitió: "Ellos tuvieron más piernas en el final".

Qué leer a continuación