Los futbolistas que han pisado la cárcel

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 8 (EL UNIVERSAL).- Lamentablemente algunos futbolistas no supieron ni pudieron llevar sobre su espalda todo el peso de lo que significa honrar su profesión y terminaron en prisión.

El caso más famoso en los últimos tiempos ha sido el de Omar Ortiz, portero del Monterrey que estuvo involucrado con un grupo de secuestradores; el año pasado, el juvenil de Santos Laguna, Joao Maleck en un accidente de auto mató a una pareja recién casada. Momentos, segundos en donde tomar una mala decisión, significa no sólo echar su carrera por la borda, sino su vida.

Ahora Renato Ibarra se une a este grupo, en espera de su proceso.

EL GATO ORTIZ. Omar Ortiz, quien fuera portero de Monterrey, Necaxa, Atlante, y Chiapas, fue detenido en el 2013 acusado de participar en el secuestro de tres personas en el 2011, entre éstas, el exesposo de la cantante Gloria Trevi.

En el 2019 fue condenado a 75 años por su participación en secuestro agravado. El "Gato" está desde hace seis años en el Centro de Reinserción Social de Cadereyta. En una entrevista que dio el año pasado, dijo que estaba seguro de que saldría en libertad. Ortiz, en el momento en que fue detenido, estaba suspendido dos años del futbol profesional, por dar positivo de dóping.

JOAO MALECK. En la madrugada del 25 de junio de 2019, Joao Maleck asesinó a dos personas, una pareja de recién casados al chocar su vehículo contra el de ellos en las calles de Guadalajara.

El futbolista que pertenece a Santos Laguna y que en esos momentos estaba prestado al Sevilla de España, está acusado de homicidio culposo y se encuentra detenido en la prisión preventiva del Penal de Puente Grande, allá en Jalisco.

JONATHAN FABBRO. En el 2017, en un hotel de Puebla, el volante argentino Jonathan Fabbro fue detenido y extraditado a su país, acusado de abuso sexual a una de sus sobrinas. Fabbro, quien mantenía por esas fechas una relación con la modelo paraguaya Larissa Riquelme, jugó en México para Dorados de Sinaloa, Jaguares de Chiapas y Lobos BUAP. Su sentencia es de catorce años.

En el 2015, Luis Gorocito y Alejandro Molina [ahora en Dorados de Sinaloa] de Necaxa en ese entonces en el Ascenso MX, fueron detenidos por agredir a un joven afuera de un bar. Después de cuatro años en prisión, fueron liberados.

Aurelio Rivera, futbolista que militó en Puebla y Cruz Azul entre otros equipos en los 80 y 90, fue sentenciado a dos años por homicidio imprudencial al arrollar a dos personas. Salió de la cárcel en 1997.

Carlos Álvarez, colombiano que jugaba en Necaxa fue detenido en el aeropuerto de la Ciudad de México al tratar de sacar del país más de 10 millones de dólares, productos de actos ilícitos asociados con el narcotráfico. Estuvo detenido hasta 2009.

Acusado de no pagar la pensión de sus hijos, Christian Bermúdez, quien en el 2016 jugaba para el Puebla, fue detenido por 15 días.


Qué leer a continuación